sábado, 18 de noviembre de 2017

El periplo de los restos de la Cruz «verde» de Tejeda

Vestigios de la Cruz «verde» de Tejeda


Resumen del trabajo de investigación: en prensa local, en instituciones públicas y la labor de campo para su localización.

Durante casi diez años la Cruz «verde» o «esmeralda» de la cantera de Tirma realizada por labrantes de Arucas, bajo la dirección artística de Santiago Santana Díaz, fue el emblema de la isla en la cumbre de Gran Canaria (ver reseña ya publicada).

Reemplazó en 1960 a la denominada Cruz de «Cemento» y las inclemencias climatológicas de la degollada, unidas a la porosidad de la piedra utilizada, fueron deteriorando lentamente la cruz «verde» que procedía de la cantera de Cueva Nueva en Tirma.

Cruz apuntalada
Diario LP - 9 Enero 1970

El año fatídico: 1970

Un temporal a comienzos de 1970, concretamente entre los días 3 y 4 de Enero, provocó fuertes daños sobre la estructura de la Cruz de Tejeda realizada en piedra «verde» que obligó a apuntalarta.

Otro temporal posterior en la madrugada del 26 de Diciembre de 1970, acabó con ella ante la desidia de las autoridades, fragmentándola en múltiples trozos que deambularon por la isla hasta fechas recientes.



El periplo de los restos:

1) Los restos recogidos por particulares fueron entregados a los medios de comunicación de la época y posteriormente fueron depositados en la Casa de Colón según referencias de prensa de 1971 y 1972.

Indagando en esta institución del Cabildo de Gran Canaria, sus conservadores nos informaron que allí no se alojan los restos de la cruz,.... y seguimos buscando.

2) Suponemos que el traslado de los restos de la cruz a la ciudad de Arucas obedece al encargo a Santiago Santana Díaz para la reposición de una nueva cruz similar a la anterior.

Además, en esa época continuaban las obras de cantería de la cuarta torre de la iglesia de San Juan Bautista de Arucas y junto al taller de labra instalado en sus proximidades también se realizaron las tareas para la renovación de la Cruz de Tejeda, ahora en piedra «azul» o «gris» de la cantera de Tinoca. 

Expresión del Redentor
3) En el año 2009, recibimos en este blog el aporte del «belenista» Vicente Díaz Melián: «la cruz en canteria verde y rota por el viento la he visto en el patio de la Biblioteca  de Arucas» (la sede anterior, ubicada en la Casa de Cultura),... y allí fuimos a buscarlos.

Nos remitieron al Museo Municipal, donde se encontraban depositados bajo llave en el sótano y para acceder a ellos tuvimos que presentar una instancia (aún la conservo) en la Concejalía de Cultura.

Gracias a la colaboración de la responsable de Patrimonio en el consistorio en estas fechas, Alicia Hernández Padrón pudimos realizar algunas fotos (reseña ya publicada). Ella me comentó, su intención de exponer debidamente acondicionados los restos de esta cruz, y efectivamente cumplió con ello.

Recuerdo perfectamente, que no pude hacer muchas fotos de los restos apilados por ser prácticamente imposible moverlos debido a su peso.

4) Actualmente, en el Centro de Interpretación del Labrante inaugurado en 2014, podrás contemplar y recrearte con los restos expuestos de una de las pocas cruces-crucero o «cruceiro» realizadas en la isla con los cánones tradicionales.

Partes de este «cruceiro»

Los labrantes de Arucas: «genios» de la piedra

La Cruz de Tejeda tiene un vínculo especial con Arucas, con su artífice, Santiago Santana Díaz, nacido en esta localidad; con la procedencia de la piedra actual y el trabajo de los labrantes en ambas cruces, así como el lugar donde se diseñó la cruz actual, en los aledaños de la iglesia de San Juan Bautista.

Es un «dualismo» establecido en los años sesenta, que aún perdura para satisfacción de TODOS los grancanarios.

No me cansaré de repetir que la Cruz de Tejeda es el símbolo de identidad de Gran Canaria, la cruz emblemática de mayor entidad en la isla. 





Torso del Cristo
Proyecto de divulgación, si fuera posible,...

Intentamos lanzar un pequeño folleto, edición LIMITADA y REDUCIDA  por su coste, con AMPLIA información sobre la Cruz de Tejeda. Aún le faltan algunos detalles que se resisten pero el bloque principal está elaborado.

Si no consigo respaldo, apoyos o patrocinadores, este proyecto divulgativo pasará al estado de «hibernación»,...   y a mejor vida cuando me vaya,...  no descarto el crowdfunding.

Agradecimientos: A Alicia Hernández, por su eficiente colaboración. A la atención de Fabiola del Centro de Interpetación , a Mundín Santana de MECOHERSAN S.L. y al Técnico de Turismo de la corporación  David Cabrera por su ayuda y aportaciones.

A Albino Aneiros y a Alvaro Monzón por su respaldo continuo.

jueves, 12 de octubre de 2017

Cruz de Tejeda (1913 -1960)


Cruz de «Cemento». Fondo Doc.: El Museo Canario

Otras denominaciones: Cruz de Cemento. 
Antecedentes: El Puerto de de Tejeda era la denominación inicial de esta zona en el siglo XVI, donde también existen referencias de la Cruz de Tejeda en este siglo. Concretamente, en 1562 se cita esta cruz en la venta de 60 fanegadas que Hernán Pérez y su mujer Juana Ramírez, realizan a Luis Cortés en la Sierra, «… lindando con tierras de Bartolomé Fernández  y Gonzalo de Sequera, hasta la degollada por encima del risco y de allí a la cumbre dando vuelta hasta la Cruz de Tejeda». 
Desde 1636 se constata la presencia en Tejeda de la orden de los franciscanos, O.F.M. (Ordo Fratum Minorum) según se recoge en los Libros de Bautismos.
Este paraje solitario con el transcurso del tiempo se convirtió en punto neurálgico del interior de la isla hacia Tejeda, y es muy probable que en determinadas épocas no existiese físicamente la cruz como a continuaciòn se deduce:
1. Cuando el Padrito, Antonio Mª Claret y Clará regresa de la misión en Tejeda de 1849, se detiene en el «lugar» de la Cruz de Tejeda, bendice a su población y continúa su marcha hacia Las Lagunetas, pero no se detiene ante la cruz, ni se cita, ante la gran multitud que le acompaña de ambas localidades limítrofes. 
2. El geólogo alemán Karl Georg Wilhelm von Fritsch en 1863 recorre Gran Canaria e identifica la Cruz de Tejeda como la Cruz del Paso de San Mateo. 
3. Posteriormente, en el Acta de Deslinde de 1890 entre los municipios de La Vega de San Mateo y Tejeda, se menciona a la Cruz de Tejeda como segundo mojón de referencia tras el del Monte Constantín.
4. En 1905, el Ingeniero militar, José González atraviesa el collado hacia el Pico de las Nieves y  no repara en ella. 
5. Cuatro años mas tarde, Miguel de Unamuno accede a la cumbre desde Valleseco acompañado del infortunado Manuel Macías Casanova, se queda alucinado con el espectáculo que contempla pero tampoco la menciona. 
Término Municipal: Tejeda
Localización: En la degollada de la cruz, cambio de vertiente entre La Vega de San Mateo y Tejeda.
Fuentes/Referencias:
AHPLP, Legajo 791, 2 de Octubre de 1562, Venta de 60 fanegadas que Hernán Pérez y su mujer Juana Ramírez, realizan a Luis Cortés en la Sierra. Aportación de Pedro Socorro Santana.
«Ergänzungsheft Nr. 22: «Reisebilder der Canarischen Inseln» (1867), Karl Georg Wilhelm Fristch. Gotha: Justus Perthes, Pág. 40  / Versión reeditada bilingüe, alemán-español como «Las Islas Canarias. Cuadros de Viaje», Altimetría de Gran Canaria (2006). 
«Diario de Las Palmas», 15 de Julio de 1905, «Las Cumbres». José González. Ingeniero Militar. Pág. 1 y 2. 
«Diario de las Palmas», 28 de Agosto de 1913,  Seccion Noticias: Los vecinos del pueblo de Tejeda celebran..., Pág. 2.
«La Provincia», 22 de Septiembre de 1929, «Problemas de la isla», Alfredo López de Arellano, Pag. 12.
«Diario Las Palmas», 12 de Abril de 1932. De carreteras, «Sorpresa en el pueblo de Tejeda». Pág. 2.
«Diario de las Palmas», 14 de Febrero de 1934,  Intereses turísticos de Gran Canaria ¿ Y el Albergue en la Cruz de Tejeda ?, Pág.1.
«La Provincia», 18 de Febrero de 1943,  Cabildo Insular: Acuerdo para reemplazar la Cruz de Cemento a propuesta de la Junta Provincial de Turismo, Pág.3.
«Falange», 10 de Diciembre de 1949. Excursiones a la Cruz de Tejeda, Pág. 2. 
«Revista Nacional de Arquitectura», Año XIII, Agosto-Septiembre 1953, Núm 140-141. Organo oficial del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España. Número doble dedicado a las Islas Canarias: Parador de la Cruz de Tejeda. Gran Canaria. Pág. 90.

Jesús Arencibia junto a El Albergue - Fondo Doc.: Fedac

Certificado del Acta de Deslinde correspondiente al 25 de Junio de 1980, del Secretario del Ayuntamiento de la Vega de San Mateo, Jose Luis Alabart Miranda (1957).
«San Antonio María Claret, apóstol de Canarias»
, Federico Gutiérrez Serrano. Coculsa (1969)
«Diario de Las Palmas»
, Por los Caminos de la Historia (I y II). Religiosos franciscanos de Canarias (siglos XVI al XVIII), Fr. Diego Inchaurbe O.F.M., 23 y 24 de Abril de 1970, Pág. 40 y Pág. 16 Suplemento, respectivamente.
«El Eco de Canarias»
, Tras Guía y Gáldar, Tejeda y San Mateo…  ¿ A qué municipio pertenece el Parador ?,  Marisol Ayala, 27 de Febrero de 1971, Pág. 17.
«El Eco de Canarias»
, Confirmado. El Parador de Turismo pertenece a Tejeda, 4 de Julio de 1971, Pág. 16.
«Por tierras de Portugal y España»
, Miguel de Unamuno. (Introducción, selección y notas del catedrático Manuel García Blanco). Ediciones Anaya S.A. (1972).
«El Eco de Canarias»
, Crónicas de la Ciudad y de la Isla, «Una bonita postal retrospectiva: El Parador de Tejeda», 24 de Abril de 1977, Pedro González Sosa.
«Desasosiego de la arquitectura Neocanaria»,
Jose Luis Gago Vaquero (2000), Págs. 77, 94, 128 y 129. ISBN: 978-84-95457-05-9
«Repartimientos de Gran Canaria. Estudio, transcripción y notas»
(1998), Eduardo Aznar y Manuela Ronquillo. Cabildo de Gran Canaria, Museo Canario. ISBN: 84-8103-181-X. Ref.: 117 (págs. 180-181) y 258 (págs. 386-387).
«Crónicas Canarias - Tejeda»,
«Vinculación Histórica en la Comarca del Suroeste» (2005), Serafina Suárez García.
«La Provincia»,
«El Parador de la Cruz de Tejeda», Pedro Gonzalez Sosa, 15 de Noviembre de 2008, Pag. 28.
«Revista de Patrimonio Cultural», Nº39, Legados, Julio de 2016. «Apuntes históricos sobre la Cruz de Tejeda», Serafina Suárez García, Págs. 18 a 22. 
«Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria, (FEDAC) http://www.fotosantiguascanarias.org, Nº 32770. Fondo Jesus Arencibia.
Historia: Solamente me voy a referir a la Cruz de pino (posteriormente pintada de blanco) sobre una base prismática cuadrangular rematada de forma troncopiramidal que presidió la degollada hasta 1960 cuando fue sustituída por la Cruz de piedra verde o esmeralda de la cantera de Cueva Nueva en  Tirma. El conjunto tenía una altura de 2,80 metros y su  base de 1,30 metros.

Foto: J. García. Fondo Doc.: Albino Aneiros

En 1913, el párroco de Tejeda, Rafael Hernández Guerra preparó en dos jornadas, la colocación de una «nueva»  cruz en el lugar denominado como Cruz de Tejeda. El día 6 de Septiembre se trasladó la cruz desde la localidad de Tejeda y se instaló en la degollada.  Al día siguiente, a las 8:00 horas se bendijo, y a continuación, sobre las 10:00 horas se celebró una solemne función religiosa con panegírico  a cargo de un orador sagrado. 
Esta reposición de la cruz a la que nos referimos podría ser la que la Cronista Oficial de Tejeda sitúa: «Circa de 1920» en sus publicaciones de 2005 y 2016.
En la parte superior de la cruz, en sentido vertical, se aprecian las iniciales latinas ??? GRD, y con muchas reservas podrían corresponder a: GR (Gratia) D (Dominus) ???. Es un debate ABIERTO que planteo para identificar su significado.

Siglas «GRD»  en la cruz - Foto: J. García. Fondo Doc.: Albino Aneiros

Ambientación histórica y cronológica de la Degollada de la Cruz (1913-1960):  
Las penurias de acceso a Tejeda en 1929 se reflejan en la prensa local por el elevado coste que supone el desplazamiento ante la inexistencia de una conexión viaria única:
- Desde Las Palmas de G.C. a Las Lagunetas: 3 pesetas en 29 Km de trayecto en vehículo.
- De Las Lagunetas a Tejeda: 5 pesetas en 12 Km de camino de herradura.
Con la terminación del tramo V de Lagunetas a Cruz de Tejeda se cierra en 1932 el acceso a Tejeda puesto que el tramo VI hasta Tejeda ya se había realizado con anterioridad. Este acontecimiento saca de su aislamiento tanto a la Cruz de Tejeda como a Tejeda e impulsa la construcción del Albergue Turístico.

Ref: Domingo, 11 de Diciembre de 1949
La degollada citada era un paraje solitario con dos pequeñas construcciones que servían de refugio y venta.

El Cabildo de Gran Canaria aprueba (el primer) proyecto del arquitecto Eduardo Laforet en Marzo de 1932 para la construcción del Albergue Turístico de Tejeda. Posteriormente el Cabildo  adquiere los terrenos, acondiciona el suministro de agua a través de la Heredad de la Cruz de Tejeda y Gambuesa, y construye un estanque para el futuro Albergue Turístico, hoy Parador de Tejeda. El proyecto final es obra de Miguel Martin Fernández de la Torre.

En 1934, la prensa local se refiere a las casas de la degollada como: «un pobre cobijo, mal surtido, mezquinamente atendido y se acabó».

A finales de 1949, la empresa de transportes Melián y Cia. inicia sus excursiones dominicales a La Cruz de Tejeda y presta su servicio durante esta jornada, con opción de almuerzo en el Parador.


El allanamiento de la superficie para la construcción del Albergue repercute en la pérdida de la linde original, referencia de «aguas vertientes» reflejada en el Acta de Deslinde de 1890, y provocará en 1971 un litigio de pertenencia del entorno del Parador y las Casas del Refugio entre los municipios de La Vega de San Mateo y Tejeda, agravado también por el desplazamiento de la Cruz de Tejeda.

Deslinde en traza verde, según Mapa Grafcan V7 de 1996 - 5K

Diego Cruz Hernández, alcalde de Tejeda nos «recordaba» en 1971 el desplazamiento de la Cruz de Tejeda respecto a su ubicación original:

«En el año 1890 ya existía una cruz de madera, a unos diez metros de la actual, hacia San Mateo, que es donde está la división de los dos pueblos. Cuando quitaron aquella, el Cabildo la puso pero unos diez metros hacia Tejeda, donde estaba antes es la división».

Al parecer, la Cruz de Tejeda ubicada frente a las Casas del Refugio la habría trasladado el Cabildo hacia el interior de Tejeda, unos diez o doce metros en 1933 antes de la construcción del Albergue Turístico:

Casas del Refugio frente al Albergue Turístico de Tejeda

«... tomando el punto divisorio de deslinde y sitio de partida la Cruz de Tejeda, (donde se encontraba
en el año 1933, antes de construirse dicho Parador), frente a la portada de las dos casas del Refugio, que era la línea divisoria y no donde hoy se encuentra la base de dicha Cruz,... Que del punto anteriormente dicho, al que hoy se encuentra, hay doce metros y medio de desplazamiento.» (Otra referencia de Diego Cruz Hernández en 1971)

El Albergue se concluye en 1938, en plena guerra civil, a expensas de otras obras auxiliares, se bendice e inaguran solemnemente con la presencia del obispo de la Diócesis de Canarias, Antonio Pildaín y Zapiaín y autoridades del nuevo régimen, aunque sin posibilidad de uso o disfrute por no estar equipado.

Ref.: Proyecto de Miguel Martín Fdez. de la Torre
Como la Cruz de Cemento existente no era del agrado de algunos visitantes a los que les provoca un impacto visual notable, y tampoco se correspondía con este lugar de encanto, se propone su reemplazamiento en 1943 a través de la Junta Provincial de Turismo que aprueba el Cabildo de Gran Canaria en su sesión del 18 de Febrero.

Aún así, permaneció en los alrededores de la degollada hasta su sustitución en 1960 por la nueva Cruz «Verde» de Tejeda (descrita en otra reseña), con diseño y asesoramiento de Santiago Santana. 
Agradecimientos: A Jose Luis Gago, Pedro Socorro, Alvaro Monzón, Luis Regueira y a Albino Aneiros por sus aportaciones.
Importante: La Cruz de Tejeda es la «estrella» permanente de la cumbre de Gran Canaria y su panorámica acompañada de los roques circundantes con el Teide de fondo, conforman un paisaje volcánico de ensueño. A disfrutarlo. 
Reconocimiento: Diego Cruz Hernández estuvo en la alcaldía de Tejeda durante 23 años, desde 1963 hasta 1986, como presidente de la corporación por su capacidad de gestión y atención a sus vecinos. Nos dejó el día de Canarias de  2008.

sábado, 11 de febrero de 2017

Cruz de La Lechucilla

Cruz de la Lechucilla - Foto cedida por Alvaro Monzón Santana

Otras denominaciones: Cruz de la Caldereta, Cruz de la Misión/Santa Misión.
Talla de Sta Teresita
Antecedentes: En el año 1927, el Papa Pío XII la definió como «un huracán de gloria» y la declaró Patrona de las Misiones a la carmelita descalza, Teresa de Lisieux, la que nosotros conocemos como Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz. Nació en 1873 en una familia muy fervorosa, era la  menor de la saga familiar de nueve hermanos, de la que solamente sobrevivieron las cinco mujeres. Todas ingresaron en la orden carmelita. Fue un ejemplo desbordante de fe y convicción, con su apoyo constante a la labor misional a la que quiso unirse pero su delicado estado de salud no se lo permitió. Falleció en 1897, con tan solo 24 años pero su carisma e influjo, no tuvo precedentes.

Finalizada la guerra civil española y en pleno conflicto bélico mundial, arrancan las Misiones Populares del año 1943, encabezadas por el P. Gregorio Sánchez Céspedes, en Santander, Sevilla,...   En la provincia de Las Palmas, estas Misiones Populares las impulsa al año siguiente, con motivo de los siete años de su llegada a la Diócesis de Canarias, Monseñor Antonio Pildaín y Zapiaín al amparo del éxito cosechado en otras provincias.
Las Misiones dedicadas a una determinada localidad, por uno o varios sacerdotes, tenían como objetivo acrecentar la fe mediante la predicación y otros actos litúrgicos, así como atraer a los mas alejados. Los sacramentos de estas jornadas eran la penitencia y la eucaristía, con una eficiente predisposición popular.

En el Colegio San Ignacio de Loyola de Las Palmas de Gran Canaria, el P. Enrique Jorge Pardo S.J. era profesor de Historia y en el verano de 1944 participó en actividades misionales en el Aaiún (Sahara) y también en La Lechucilla (San Mateo).
Término Municipal: La Vega de San Mateo.
Localización: En el sendero que desciende  desde Siete Fuentes hacia La Lechucilla en las proximidades de la Cañada Honda, antes de llegar a las primeras casas de Los Viñáticos o también en sentido contrario desde esta localidad siendo mas corto su acceso.
Datos GPS:
Cruz de la Misión: 28R 3096524 N y 445842 E.
Cruz en la fachada de la Escuela Mixta Unitaria y Placa Conmemorativa - Plaza de La Lechucilla: 28R 3096607 N y 445809 E 

Cruz de la Santa Misión con su hornacina para
cobijar la imagen de Santa Teresita del Niño Jesús

Fuentes/Referencias: 
Falange, 21 de Septiembre de 1944, Los Pueblos. La Lechucilla (San Mateo). Colocacion de una cruz a mas de mil metros de altura, Pág. 2.
La Provincia,  21 de Septiembre de 1944, De Vega de San Mateo, Pág. 5.
Falange, 9 de Agosto de 1945, Por los Pueblos.La Lechucilla-San Mateo, Pág. 4.
Pildain. Un Obispo para una época. Capítulo XXI - Misiones Populares. Agustín Chil Estévez. (1987).  ISBN: 84-7580-523-X. Págs. 335-337.
Canarias7, 7 de Agosto de 1989,  La Lechucilla celebra sus fiestas de Santa Teresita, Carmelo Reyes, Pág. 16.
La Provincia, 26 de Septiembre de 1999, Dominical - Cruces en Gran Canaria. Javier Martínez, Págs. 42 a 45.
La Provincia, 22 de Noviembre de 2009, De Aquí al lado. La Lechucilla, Las Sombras de Chijiniqui,  Juanjo Jiménez, Pág. 14.
Testimonios orales recopilados en Los Roquetes y Los Viñáticos, con la colaboración del Cronista de Santa Brígida, Pedro Socorro Santana.


Historia: Resulta sorprendente, que La Lechucilla, prácticamente un diseminado poblacional muy próximo a La Vega de San Mateo, sin ermita, ni iglesia, formado por los Lugares de: Los Viñáticos, Hoya Navarro y Los Roquetes, se desarrollaran unas jornadas misionales a cargo del P. Enrique Jorge Pardo S. J. que finalizaron el domingo 9 de Agosto de 1944 con amplia participación vecinal y la celebración de la eucaristía.
Placa en la  antigua Escuela Unitaria Mixta
El reflejo de esta fructífera misión se produjo el 17 de Septiembre de 1944, en la Escuela Unitaria Mixta de 1941, donde se bendijo una placa de mármol, con motivo de la PRIMERA misa celebrada en esta localidad.  La inscripción final de esta placa incluye las siglas latinas A.M.D.G. («Ad maiorem Dei gloriam»), lema ignaciano de la Compañía de Jesús.

También fue bendecida la Cruz de la Misión por el sacerdote jesuita Enrique Jorge que posteriormente fue trasladada en procesión  por los vecinos hasta un lugar prominente y destacado próximo a la Cañada Honda, situado a una cota de unos mil metros de altitud, donde quedó instalada. Desde este punto se divisan magníficas panorámicas de La Vega, del Puerto de la Luz y de El Monte.

Buena parte de este recorrido se realizó entre cánticos, estuvo engalanado con banderas, arcos de vegetación y flores, al que asistió también D. Andrés de la Nuez Rodríguez, párroco de la iglesia de La Candelaria de la Villa de Ingenio, nacido en La LechucillaD. Andrés explicó en este promontorio el ceremonial, y una vez erigida la cruz, el P. Enrique se dirigió brevemente a los asistentes.
Al año siguiente de la misión, retornó el P. Enrique Jorge para conmemorar el aniversario de la misma, donde se combinaron actos lúdicos de las fiestas con otros litúrgicos, como la procesión de «las antorchas» con la Cruz al Puente.
Cruz donada por Rafael Gómez Santos

Al parecer, cuarenta años después de la misión, el profesor Rafael Gómez Santos dona una imagen de Santa Teresita del Niño Jesús que es colocada en la hornacina existente bajo la cruz, una especie de cuevita «artificial» de unos 60 cm de altura, donde se ubica esta imagen. 

También a partir de 1984 con motivo del 40ª aniversario de la citada misión, los vecinos de La Lechucilla inician la celebración anual de una fiesta local que se consolida como las Fiestas de Santa Teresita y la Cruz/Santa Cruz.

La imagen (pequeña) de Sta. Teresita que permanece durante todo el año en su «cuevita» es trasladada en andas hasta la Asociación de Vecinos para el inicio de las fiestas. La jornada final de las mismas culmina con una misa canaria y una romería al atardecer, partiendo de la plaza, (restaurada en 1998) hasta la Cruz de la Santa Misión y retorno para continuar con otros festejos.
     
Otras consideraciones: La cruz original no era de tea y se pudrió por lo que fue reemplazada. La otra cruz conmemorativa que preside la fachada de la Escuela Mixta Unitaria es relativamente reciente, y fue donada por el profesor Rafael Gómez Santos
Al no existir iglesia en La Lechucilla, los festejos religiosos parten de la Asociación de Vecinos, en la plaza. 

Desde 2013 existe otra talla de Santa Teresita en la Asociación de Vecinos de La Lechucilla, de mayor tamaño, donada por Jose Manuel Pérez Ojeda, actual presidente de esta asociación vecinal. Era una propuesta de su mujer, Carmen Rosa Ruiz Peña anterior a su fallecimiento, que llevó a cabo su cónyuge. 

Talla posterior de mayor tamaño
Agradecimientos Especiales:  A Pedro Socorro, Cronista Oficial de Santa Brígida por sus importantes aportaciones para documentar esta cruz. Al ecologista Alvaro Monzón, colaborador habitual de este blog, y a Jose Manuel Pérez Ojeda por las facilidades proporcionadas para documentar y verificar esta cruz.

Reconocimiento: Toda mi formación preuniversitaria transcurrió en el Colegio San Ignacio de Loyola (Jesuítas). A ellos, y a mis padres les debo su labor encomiable como complemento educativo y ético.  
Descarga del documento: Pincha en: Cruz de la Santa Misión

sábado, 12 de noviembre de 2016

Cruz del Caidero de la Niña

Cruz de Nicolás Alamo León
Otras denominaciones: Cruz de Nicolás Alamo León
Antecedentes: 
Cuando el Barranco de la Aldea se estrangula y casi se cierra, encontramos el Caidero de la Niña,   prácticamente en la linde entre Tejeda Artenara, junto a la carretera de Artenara a La Aldea.

Aunque no hay absoluta certeza, nos llega como leyenda el hecho que en un caidero del Barranco de Tejeda una pastorcilla  al cuidado de su ganado se precipitó por el mismo, y de éste infortunio tomó su nombre el Caidero de la Niña.
Y de las escasas referencias existentes, reproducimos un breve extracto, publicado en 1937 por Pablo Artiles Rodríguez, sacerdote natural de Sta. Mª de Guía:

¡La leyenda del "Caidero de la Niña", que habla
de la muerte de una muchacha en el sitio en que hoy
está una diminuta cruz, caidero que la niña brincó,
—dicen— por arte diabólico, nos llena de espanto y
 de infundados temores !

El testimonio de Ezequiel Ramírez.  se remonta a una referencia familiar de su abuela Marta, nacida en 1866, que le transmitió que en el vaso del Caidero de la Niña, próximo al muro actual de la presa, se riscó una pastorcilla.

También Sebastián Jiménez Sánchez se refiere a: «La leyenda del Caidero de la Niña que trae el lejano y poético recuerdo de la muerte violenta de una niña encantada que trató de brincar el caidero siendo presa en él».  

La cruz que cita Pablo Artiles en memoria de esta «niña», si existió, probablemente desapareció por el transcurso del tiempo o con la construcción del embalse. No existen otras referencias fiables salvo la que me transmite Eusebio Ojeda: «había una cruz sobre un montículo rocoso dentro de la presa pegada a los lomos de «Linagua», y haciendo memoria la sitúa sobre el año de 1960».

Foto cedida por Alvaro Monzón Santana

Hemos encontrado otra referencia «versada», como leyenda, que Ervigio Díaz Bertrana  nos dejó en la prensa local de 1974, y cambia radicalmente la versión tradicional conocida:

—Al caidero va la niña
a buscar yerba a las cabras.
Hoz y soga en la cintura
para apañar la manada.

—Un mozo le salió al paso
a la niña del caidero.
Enamorarla quería
en aquel desrriscadero.

—El mozo la requebraba
 con amorosas palabras.
La niña no rechistaba
pensando sólo en sus cabras.
¡ Yerba para  mi «Berrenda»,
yerba para mí «Pipana» !

—Quita delante mozito
la niña le contestaba.
Llevo mi hoz en el cinto
y no quisiera sangrarla.

—Déjame tranquila, niño,
Coger la yerba a mis cabras.
La «Berrenda» está de parto
y la «Pipana» alumbrada.


—Quita delante mozito, que,
me estás cargando el alma.
La niña de los caideros
al mozo le replicaba.

—El mozo la requebraba
Y en el solapón de un risco
quiso tocar sus enaguas.
La niña sacó la hoz
y roja como una fragua
segó al mozo la garganta
como si yerba segara.

—Vino la «curia» de Guía
y a la niña interrogaba.
Dijo la verdad desnuda
como el lucero del alba.

—El juez tranquilo y sereno
a la niña aconsejaba,
¡ Sigue cogiendo la yerba,
la yerba para tus cabras,
llévasela corriendo 
a la «Berrenda» y a la «Pipana» !

—La «Berrenda»
parió un baifo
al filo de la mañana.

Término Municipal: T ejeda, confluencia con el municipio de Artenara.

Presa del Caidero de la Niña - Foto cedida por «El Coleccionista de Instantes»
Localización: Se accede a la presa del Caidero de la Niña por la GC-120 desde la Cruz de Acusa a La Aldea, aproximadamente en el Km 27 encontramos el muro de cierre del embalse, referencia para llegar a esta cruz. Desde La Aldea, se accede también, en sentido inverso,  por la misma carretera, la de «Las Presas». 
Datos GPS: 28R 3095526 N y 427743 E. 
Fuentes/Referencias: 
=> Diario de Las Palmas, 29 de Septiembre de 1919, Las tragedias del mar. El naufragio del vapor "Valbanera", Pág. 1.
=> El Progreso, 14 de Octubre de 1919, El "P. Claris". El "Valbanera" y el "P. Claris" Triste odisea, Pág. 2.
=> Estampa de los Pueblos de Gran Canaria. Isla Azul,  Escuela Tipográfica Salesiana Las Palmas (1937), La Aldea, Pablo Artiles, Pág 124.
=> Falange, 25 de Mayo de 1943, Han quedado inauguradas las obras de la Presa del Caidero de las Niñas en La Aldea de San Nicolás, Pág. 2.
 => Falange, 6 de Septiembre de 1957, Origen e Historia del pueblo de San Nicolás de Tolentino (II). Gran Canaria. Su pasado y presente, Sebastian Jiménez Sánchez, Pág. 3.
=> Falange, 25 de Marzo de 1960, Por los pueblos. Júbilo general en San Nicolás de Tolentino. La presa del Caidero de la Niña totalmente llena, Pág. 2.
=> Eco de Canarias, 9 de Mayo de 1971, San Nicolás de Tolentino. Los que quedan del siglo XIX. Hoy: Don José Alamo Segura, Pag. 8.
=> Eco de Canarias, 3 de Marzo de 1974, El Caidero de la Niña, Ervigio Díaz Bertrana, Pág.6.
=> La Comunidad de Regantes. Aldea de San Nicolás. Historia y estrategias históricas: La Construcción de Presas y Canales, Francisco Suárez Moreno. (2003), Imprenta Taravilla, Págs. 89 a 96.
=> Las Grandes Presas de Gran Canaria. «tengamos agua y lo tendremos todo», Jaime J. González Gonzálvez (2004), 3G Ingeniería y Gestión de Proyectos y Obras S.L., Págs. 124 a 135.
=> http://artevirgo.blogia.com/temas/ezequiel-ramirez/
Vamos a ver la presa, Ezequiel Ramírez, 23 de diciembre de 2009.
=> http://www.presasengrancanaria.com/2012/11/presa-del-caidero-de-la-nina-gran.html Presa del Caidero de la Niña, Jaime J. González Gonzálvez, 2 de Noviembre de 2012.
=> Memoria Descriptiva de la solicitud de incoación de Bien de Interés Cultural de la Presa del Caidero de la Niña(2012). Jaime J. González Gonzálvez. 
=> T estimonios orales recopilados en La Aldea y Las Palmas de Gran Canaria por el autor.
Historia: José Alamo Segura, aldeano, «hizo las Américas» ante la necesidad, viajando en el Valbanera en dos ocasiones, una camino de Buenos Aires, y otra posterior a Santiago de Cuba, partiendo de Las Palmas de Gran Canaria, el 17 de Agosto de 1919. Este fue el último trayecto, del Valbanera que llegó a Santiago de Cuba el 5 de Septiembre y continuó su viaje fatídico a La Habana el día 7 de este mes. Se hundió en el Bajo de la Media Luna muy cerca de la localidad de Cayo Hueso, a consecuencia de un fortísimo huracán procedente de Las AntillasEl vapor Pau Claris que había partido de Las Palmas de Gran Canaria dos días después, con destino La Habanatambién quedó atrapado en uno de los frentes externos del ciclón pero pudo escapar. La escala del Valbanera en Santiago fue su perdición al quedar encerrado en el centro de este violento ciclón en la noche del 8 al 9 de Septiembre.

José Alamo solamente permaneció un año en Cuba y a su regreso contrajo matrimonio con María León del Pino, con la que tuvo cuatro hijos. Al enviudar se casó, de nuevo, con Dolores Medina Cabrera, con la que tuvo otros cinco hijos.
Les había inculcado a sus hijos varones su afición por la mecánica,  lo que le permitiría a uno de ellos, Nicolás Alamo León, incorporarse a la construcción de la primera gran presa de La Aldea.

Grúa «derrik» principal en las obras de la «cerrada»  con su pluma abatible- Año 1951 (cedida por R. Miguel Gómez Martínez)


Durante los años cuarenta del siglo XX se gestó el proyecto de ejecución  de la primera de las grandes presas del Barranco de La Aldea, y también la primera de la isla que utilizó el hormigón mamposteado en el estrechamiento del «vaso» del Caidero de la Niña, según proyecto inicial de Luis de la Casa Calzada.
La bendición de la primera piedra de la presa de La Comunidad de Regantes de La Aldea denominada Caidero de la Niña la realizó el párroco de La Aldea, D. Vicente Bautista Alamo, el 22 de Mayo de 1943 en presencia de diversas autoridades de la época.

Operario de la grúa «derrick» principal
Foto cedida por los familiares de Fermín Gómez Veja
En 1948 tras intensas gestiones para su construcción, en las que participa la Comunidad de Regantes de La Aldea, se consiguen arrancar las obras adjudicadas a la empresa «Cimentaciones y Obras» a principios  de Julio de 1950, lo que dio empleo a mucha gente en La Aldea.

El destino se llevó a Nicolás Alamo, con tan solo 32 años, el 9 de marzo de 1955, al precipitarse al vacío desde una de las grúas de la obra, lo que provocó su muerte.

En su recuerdo se colocó una cruz sobre una base cuadrangular de cemento orientada al cauce, en un montículo de roca detrás de las instalaciones de la Comunidad de Regantes de La Aldea junto a la carretera GC-210.

El embalse adopta también el nombre del «Caidero de la Niña» y finalizó en Febrero de 1957, a expensas de la infraestructura de bombeo que se culminó al año siguiente.
Descarga del documento: Pincha en: Cruz del Caidero de la Niña
Agradecimiento Especial: Al «Coleccionista de Instantes» que nos ha facilitado la difusión de sus «fotografías» de la presa del Caidero de la Niña, de una excelente calidad y contenido, y a Ezequiel Ramírez por sus aportaciones personales de gran valor.
Datos técnicos de esta presa
Foto: «El Coleccionista de Instantes»

Agradecimientos: Al geógrafo Jaime González Gonzálves y al ecologista Alvaro Monzón Santana por sus precisiones. A Fernando de la Asociación Montymar, colaborador habitual de las cruces de mi «encantada» Aldea que añoro. A mi buen amigo, Eusebio Ojeda, aldeano, que me soporta todas mis impertinencias.

Reconocimiento: A la memoria de Nicolás Alamo León con todo el respeto que se merece.

lunes, 2 de mayo de 2016

Día de la Cruz - 2016

Cruz del Piquillo

Siguiendo la Tradición de nuestros padres, de forma anónima y popular, cada vecino colabora la víspera del día 3 de Mayo, para  ENRAMAR las cruces de nuestro ENTORNO como una profesión de fe,...



Así surge la IMPRESIONANTE decoración de la Cruz de Piquillo, que «preside»  el Barranco del Guiniguada, engalanada por sus vecinos como muestra de la devoción y respeto por nuestras costumbres.

¡¡¡ Que no se pierdan NUESTRAS raíces !!!

miércoles, 19 de agosto de 2015

Cruz de Adolfito (Desaparecida)

 
Referencias a la Cruz de Adolfito: superposición del Mapa de Grafcan V7 sobre  la Foto Aérea del Cabildo GC (1962)
Antecedentes: También las cruces personales son el testimonio a determinadas personas que por su impronta, se les reconoce su aportación o integración social. Sus vecinos le rinden homenaje y reconocen su estima.
Término Municipal: Artenara.
Localización: En el camino público de La Degollada a Tejeda, a la altura de la Hoya del Buey.
La Cruz de Adolfito desapareció con la construcción de la carretera actual, GC-210, a Tejeda.
Datos GPS: 28R 3099243 N y 437120 E. (situación original)


Adolfito Sosa Quintana
Fuentes/Referencias: 
Falange, 17 de Abril de 1963, Vida de Sociedad - Necrologias. Pág. 3
Aspectos Históricos de Artenara (1994). Etapas de la construcción del Templo, Pág. 111 y Los enterramientos: El cementerio, Págs. 124 a 129. José A. Luján Henríquez.
Cruces en los Caminos de Artenara. Programa de Fiestas «Virgen de la Cuevita», 1996. José A. Luján Henríquez.
La Cueva de la Cumbre. Artenara en blanco y negro (2000). Rostros: Adolfito. José Alonso Morales. Págs. 239 a 241.
Patrimonio Eclesiástico de Gran Canaria. [Intervenciones. 03-07]. Cabildo de Gran Canaria. (2007)
La Toponimia de Artenara. Jose A. Luján Henríquez/Gonzalo Ortega Ojeda. (2008). ISBN: 978-84-935875-9-8.
Apuntes históricos. José Arencibia Gil, el pintor de la iglesia parroquial de Artenara. Programa de Fiestas Patronales en honor del Apóstol «San Matías»,  (2014).  Jose A. Luján Henríquez
Crónica de Artenara. Hechos, personajes y paisajes. Jose A. Luján Henríquez (2014). ISBN: 978-84-617-1544-2.  Págs. 45 y 46.
Ermitas e Iglesias de Gran Canaria: Iglesia Parroquial de San Matías de Artenara. (2015). Patronato de Turismo de Gran Canaria: http://www.grancanaria.com/patronato_turismo/fileadmin/PDF/folletosturisticos/ermitas/03.pdf
Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria (FEDAC). Archivo Fotos Antiguas, Nº22433.
Testimonios orales recopilados en Artenara, La Degollada y Ventanieves por el autor.
Historia: Dentro de su ingenuidad, Adolfito Sosa era una persona entrañable. Una de sus aficiones eran las palomas, de ahí su apelativo de «Adolfito Pichón» que los chiquillos le coreaban en ocasiones y, si conseguía coger a alguno, lo «corría» a bofetadas.
Su imagen externa la sintetiza Pepe Alonso: «Envuelto en el sobretodo negro sobre su eterna ropa de dril,...»
Otra de sus pasiones, eran los anillos de las mujeres del pueblo que conocía en detalle y disfrutaba con el color de las piedras y sus formas.  
Adolfito en el Mural lateral frente a la Sacristía
Al quedarse huérfano, su cuñada, Juana Suárez, mujer de Salvador Sosa Quintana, lo atendió como a un hijo,... como si fuera su hermano,...
El día 9 de Abril de 1963, un temporal lo arrastró bajo la Montaña de Artenara (Debajo del Risco) y le costó la vida, cerca de su casa del Lomito, junto al camino público de La Degollada a Tejeda. Fue enterrado en el camposanto de Artenara, el de 1827, ya clausurado, que estaba situado en la zona de El Calvario, actual zona recreativa/parque municipal.
En un punto del camino de Artenara a Tejeda en la parte alta de La Huerta Grande, conocido como la Cañada del Buey, Santiago Aranda Aguiar quiso recordar su memoria con una cruz, en uno de los márgenes del sendero que Adolfito solía recorrer, golpeando con su pie, hacia los bordes, las piedras que lo invadían, acompasado de de su clásico sonsonete: «piti, piti, piti,...», imitando el zureo de las palomas.
Con la construcción de la carretera de Artenara a Tejeda la cruz desapareció y no fue repuesta.
A partir del año 1964, el muralista teldense José Arencibia Gil, realiza por encargo parroquial en la Iglesia de San Matías, de planta basilical con tres naves, una trilogía bíblica. En la central se representa la Ascensión del Señor, y a ambos lados otras dos alegorías, la Asunción de la Virgen y el ascenso del profeta Elías  al cielo en un carro de fuego «ambientadas» en las cumbres de la isla.
Ref.: Patronato de Turismo GC 
Teniendo en cuenta que el ancho de la nave central es el doble que cada una de las laterales, aprovecha también los dos paramentos laterales de la representación central, y en uno de ellos, el que se encuentra frente a la Sacristía encontramos la imagen de Adolfito, inmortalizado por «D. José, el Pintor» como era conocido en Artenara (así lo describe Pepe Luján). La repentina muerte de José Arencibia a comienzos de 1968, dejó inconcluso el mural del profeta Elías que aún podemos observar en detalle.
Homenaje: A Adolfo Sosa Quintana, en reconocimiento a su peculiaridad y popularidad en Artenara.
Reconocimiento: La trayectoria y el legado del teldense, José Arencibia Gil  es incuestionable. En la Iglesia de San Matías tienes la oportunidad de descubrir su madurez y perfección.  
Agradecimientos: A Pepe Alonso, por sus interesantes aportaciones para esta cruz, aunque ya no esté con nosotros. Al Cronista Oficial de Artenara Jose A. Luján, fuente complementaria de la información que cito.
Al Patronato de Turismo de Gran Canaria por sus excelentes trabajos que se utilizan para documentar esta reseña. A Alvaro Monzón por su colaboración continua.
Importante: A través de uno de los hijos de D. Santiago Aranda Aguiar hemos intentado, sin éxito, localizar alguna foto de esta cruz que su padre colocó en su localidad natal en homenaje a Adolfo Sosa Quintana.
Descarga del documento: Pincha en: Cruz de Adolfito

sábado, 11 de julio de 2015

Cruz de Pancho Estupiñán

Localización de esta Cruz
Otras denominaciones: Cruz de Francisco Estupiñán Sánchez.
Antecedentes: Muchas cruces personales suelen estar relacionadas con el lugar en el que se produjo su óbito. Sus familiares, vecinos y amigos  le rinden reconocimento cristiano mediante una cruz, generalmente «desnuda», incluyendo en algunos casos la fecha del hecho y sus siglas.
Infortunio familiar:  Sobre las diez y cuarto de la noche del 25 de Julio de 1933, Bartolo y Antonio  Estupiñán Sánchez se presentaron en la fonda de Francisco Ruiz Pacheco de la calle Central, hoy Antonio Rodríguez Medina, conocida popularmente como la «Calle de Alante».
 Allí tocaba José Romero, y animaba las coplas de los asistentes mientras tomaban algunas copas. La disputa se inició al pedirle la guitarra con menosprecio de su forma de hacerlo, y degeneró en una riña muy intensa a la que se incorporaron por parte de los Estupiñán, otro de sus hermanos, Manuel Estupiñán Sánchez, recién llegado a la tienda y José Díaz Quintana, conocido como «El Pastor», que se encontraba en la trastienda. Éste salió en defensa de su amigo José Romero y como todo se complicaba, la asistenta, Catalina Alcántara Díaz les invitó a salir a la calle. La gresca continuó en el exterior tras nuevas provocaciones y agresiones mutuas de los tres hermanos y «El Pastor», con tan mala fortuna que José Diaz le asestó una puñalada en el corazón a Manuel. Fue trasladado con urgencia a la casa del médico local y allí falleció.
Un mes después, Francisco Estupiñán, al que nos referimos en esta cruz, sufrió un contratiempo fatal.
Culmina la desgracia familiar con otro de sus cinco hermanos, Bartolomé (Bartolo) Estupiñán que alcanzó en nuestra «ingrata» guerra civil la graduación de Sargento pero no regresó. Murió en el Frente del Ebro, en Gandesa (Tarragona) en 1938, una de las batallas mas cruentas que decidió el final de esta contienda.
Los otros dos hermanos, Antonio y Juan Estupiñán, tuvieron una vida sin sobresaltos.
Siglas: F.E.S. en el brazo de la cruz
Término Municipal: Villa de Agüimes.
Localización:  Desde el  sendero de Cueva Bermeja a Temisas,  nos desviamos por una vía de cazadores hasta el Andén Alto, en dirección a la Cañada de las Calzadas. A un nivel algo mas elevado de esta vía, ahora ya sin camino, encontraremos esta cruz.
Advertencia: No se recomienda el acceso a la cruz por su dificultad.
Datos GPS: 28R 3089553N y 452747 E.
Fuentes/Referencias: 
La Provincia, 27 de Julio de 1933, Un crimen en el Ingenio. En la noche del Martes último un hombre mata a un joven de una tremenda puñalada, Págs. 3 y 5.
Diario Las Palmas, 27 de Julio de 1933, Durante una riña muere un joven de una puñalada en el corazón, Pág. 5
Gaceta de Tenerife, 29 de Julio de 1933, En la vecina isla. Muere un joven de una puñalada en el corazón, Pag. 5.
Diario Las Palmas, 26 de Agosto de 1933, En Agüimes se desrriscó ayer un hombre, Pág. 5
La Provincia, 27 de Agosto de 1933, Un cazador se despeña por el barranco Guayadeque, y muere destrozado, Pág. 1
Hoy, 29 de Agosto de 1933, Serv. Informativo Regional. Un hombre lesionado en Agüimes, Pág. 2 
Testimonios orales recopilados en Cueva Bermeja y la Villa de Ingenio.
Lugar de los hechos
Historia: El 25 de Agosto de 1933, Francisco Estupiñan Sánchez, de 27 años, salió a cazar solo con sus perros por la umbría de Guayadeque. A media tarde se encontraba próximo a la orilla de Agüimes, cerca de la Cañada de las Calzadas cuando resbaló, precipitándose al fondo del Barranco de Guayadeque. Los perros regresaron a su casa del Albercón de Ingenio y «la perra se escondió bajo su cama y comenzó a llorar» (Testimonio oral). Su madre, María Sánchez, presagiando lo peor, inmediatamente mandó a dos de sus hijos a buscar a Pancho que batieron la zona sin éxito.
Al día siguiente, Manuel Cazorla, vecino de Agüimes que tenía conocimiento de su desaparición, encontró primero un sombrero, luego su escopeta y en el fondo del Barranco de Guayadeque, el cuerpo de Pancho completamente destrozado, en posición de cúbito supino.
Dio parte a las autoridades, y con la llegada del Juez de AgüimesSebastián Melián Suárez acompañado de su Secretario se procedió al levantamiento del cadáver sobre las cuatro de la tarde.
En esta época, Pancho estaba construyendo su casa en Montaña de las Tierras, al lado de la Ermita de San Juan «el Degollado».
Una persona ligada a la familia Estupiñán recuerda que tenían prohibido acercarse a la zona de la cruz por su peligrosidad, y desconocían el lugar exacto donde se encontraba.
Francisco Estupiñán un mes antes del percance fatal - Foto: L.P.
Estado Actual: La cruz está partida por su «palo» vertical. Es fácilmente recuperable, de momento la hemos calzado con piedras.
Reconocimiento: A la memoria de Pancho Estupiñan  Sánchez con todo el respeto que se merece.
Agradecimientos: A la familia colateral de los Estupiñán Sánchez que nos han facilitado información para documentar esta cruz, y con la que hemos compartido nuestras investigaciones de campo.
Agradecimiento Especial:  A Vicente Espino Guedes, colaborador habitual de todas estas aventuras «paranoicas» en el Barranco de Guayadeque. De esta forma, estamos recuperando parte de nuestra intrahistoria en el olvido.
Colaboración: Quiero agradecerle a Rafael Sánchez Valerón, Cronista de la Villa de Ingenio sus puntualizaciones y correcciones relacionadas con la familia Estupiñán Sánchez.  Siempre está dispuesto a colaborar, de esta forma hemos podido actualizar la información.
Descarga del documento: Puedes bajarte este artículo, pincha en: Cruz de Pancho Estupiñán