martes, 27 de marzo de 2018

Cruz de la Fortaleza

Veinte años del acto vandálico a esta cruz
Cruz de La Fortaleza (1999) y restos de la anterior

Otras denominaciones: Cruz del Siglo.
Antecedentes: La ermita que Matías Sarmiento sufraga en sus inicios es el germen de «la Ayuda de parroquia» que se crea en Mogán cuando se concluye el templo en 1814, y favorece la creación de su parroquia, y al amparo de la resolución de Las Cortes de Cádiz de 1812 se convierte en municipio. El benefactor no pudo ver su sueño cumplido puesto que falleció el 6 de febrero de 1809, a los sesenta y seis años en La Habana, sin descendencia. 
Término Municipal: Mogán. 
Localización:  Puedes observarla desde el núcleo principal de Mogán, muy cerca de la iglesia de San Antonio de Padua. También desde la Cruz de Mogán o remontando por el sendero S-73 hacia La Aldea.

No te recomiendo acceder a la base de la cruz de La Fortaleza por la dificultad de retorno y el posible vértigo en la cima. Si  a pesar de todo, decides ascender es bajo tu responsabilidad y con consentimiento informado del riesgo que asumes.
Datos GPS: 28R 3085069N y 428149E.



Fuentes/Referencias: 
Diario de Las Palmas, 25 de Julio de 1929, El pueblo de Mogán, Pág. 150, Número Extraordinario dedicado a las Exposiciones de Sevilla y Barcelona. 
Un legado indiano a Mogán: la ermita de San Antonio de Padua, obra a incluir en el catálogo arquitectónico de Luján Pérez,  Ana Mª Quesada Acosta, (1994),  XI Coloquio canario-americano, Cabildo de Gran Canaria.
Mogán de pueblo aislado a cosmopolita, Francisco Suárez Moreno (1997), ISBN: 84-606-2811-6. Capítulo IV: La lucha por la identidad municipal (1800 - 1815), Págs. 77 a 86. 
Canarias7, 14 de Abril de 1999, Que se sepa: Vandalismo contra la sensibilidad de un pueblo, Francisco González González (párroco de San Juan Bautista de Telde), Pág. 2 
La Provincia, 16 Abril de 1999, Tribuna Libre: Las 'cruces' de Mogán,  Francisco González González (párroco de San Juan Bautista de Telde), Pag. 4
La Provincia, 1 de Julio de 1999, La Cruz que llegó del cielo, Noe Ramón, Pág. 32
Vídeo VHS: «Restauración de la Cruz de la Fortaleza», Alexis Rodríguez Sánchez (1999), reconvertido a formato digital.
Los Marrero (Playa de Mogán), Guillermo Bueno Marrero y Pedro González Marrero (2010) ISBN: 13-978-84-6139113-4, Comunidad de Aguas Los Marrero. Págs. 31 a 36. 
La Provincia, 25 de Enero de 2015, Los Marrero hacen historia, Thaidi Llamas, Págs. 16 y 17.
Testimonios documentales y orales recopilados en Mogán.

Encarnacion - Fondo Doc.: Familia Marrero


Historia: 
La saga de los Marrero que se estableció en Mogán era de ascendencia lusa, algunos recalaron en Gran Canaria tras su paso por Tenerife.  Uno de ellos, Miguel Marrero Valencia se había establecido en Tejeda, posteriormente se trasladó a Mogán y aquí contrajo matrimonio con Encarnación  Rodríguez Cerpa, el 1 de Mayo de 1875. Tuvieron siete hijos y al fallecer Miguel en 1899, su mujer encargó al año siguiente la colocación de una cruz de tea en la cima de La Fortaleza, y cada año por la festividad del 3 de Mayo encomendaba que subieran a enramarla.
Aún así, en 1929 se recuerda en prensa como fiesta «mayor», la de la Cruz en la montaña «Fortaleza»


Como sucede en otros términos, como El Helechal o El Saucillo, se reutilizó la cruz previamente instalada para «adoptarla» como «Cruz del Siglo» por su proximidad cronológica y así cumplir con la recomedación del Papa León XIII  para recibir el tránsito del siglo XIX al XX con la colocación de la Cruz del Redentor en los puntos culminantes de la isla como símbolo de la cristiandad.
Por este motivo también se le denomina Cruz del Siglo y de ella toma el nombre la «Asociación de Vecinos Valle de Mogán - Cruz del Siglo».
 
Traslado al Alto de La Fortaleza. Fotos: Fondo AA.VV. Cruz del Siglo

Un siglo después de la primera cruz, el Jueves Santo, concretamente el 1 de Abril de 1999, la derribaron  en un acto vandálico e irracional, utilizando como herramienta una «laja» de piedra y también arrasaron con otras dos conmemorativas, situadas en la degollada de la Cruz de Mogán.
El concejal de la corporación, Sebastián Hernández Curbelo gestionó su reposicion, consiguiendo una viga de madera de una casa «antigua» de la Playa de Mogán cuya sección variable estaba en torno a los 20 x 20 cm. Para evitar nuevos atentados uno de sus principales artífices, Emilio García Sánchez, diseñó un refuerzo mediante una «camisa» de hierro que protegía la viga interior y su brazo mediante una «cruceta» también metálica.


Referencia y situación de La Cruz de La Fortaleza
La estructura final pesaba unos 900 Kg., su altura asciende hasta los 7,25 metros, con otros 75 cm de anclaje y el brazo de la cruz se extiende hasta los 4 metros. Por ello, se recurrió a un helicóptero de Medio Ambiente para reponerla, siendo la única cruz de la isla que ha sido restaurada mediante esta técnica, condicionada por el peso de ella y la dificultad de acceso para trasladarla a pie.
La Cruz de La Fortaleza quedó instalada para las fiestas de San Antonio el Chico del mismo año en que fue abatida.
 Los trabajos se realizaron en el antiguo campo de fútbol de Mogán, y fue elevada  y transportada mediante helicóptero hasta la cima de La Fortaleza.

Esta nueva cruz dispone de múltiples bombillas en su contorno que lucen en la festividad de San Antonio el Chico, el 13 de Junio y, también en la de San Antonio el Grande, el primer Domingo de Agosto. Para su mantenimiento dispone en su estructura metálica ya citada, de unos orificios pasadores, a ambos lados, que permiten introducir pequeñas barras de hierro (pisantes) como peldaños.

En su base de cemento figura el año de su reposición: «1999» y la  energía eléctrica necesaria para iluminar la cruz se traslada mediante cable hasta el alto de La Fortaleza ( 546 m) desde la localidad de Mogán (220 m).

Junto a la base de la actual cruz metálica permanecen restos de la anterior «cruz de tea». Resulta curioso que otras cruces de tea de la isla cuando han sido reemplazadas por deterioro, se suelen enterrar en sus proximidades. Es el «respeto» cristiano a las cruces previamente bendecidas.
Agradecimiento especial: A Emilio García Sánchez por la aportación de datos técnicos y constructivos sobre la «nueva» cruz como artífice, así como la información sobre la reposición de la misma. A Alexis Rodríguez Sánchez por su «inédito» documento en vídeo. A Rómulo Díaz Saavedra por su compañía en el acceso a la cruz, información de la misma y su profesionalidad en el mantenimiento de la misma.

Instalaciones del antiguo Campo de Fútbol donde se preparó la nueva cruz. Fotos: Fondo AA.VV. Cruz del Siglo


Agradecimientos: A Máximo Moreno González, a Luis Regueiro y a Alvaro Monzón Santana por todas las aportaciones personales.
Importante: La «Asociación de Vecinos Valle de Mogán - Cruz del Siglo» ya no tiene actividad. Las nuevas generaciones no han querido implicarse en su continuidad.
Curiosidad: Parece ser que la Cruz de La Fortaleza en los mapas de navegación aérea para Helicópteros era también una referencia de orientación.
Descarga del documento: Puedes bajarte este artículo, pincha en: Cruz de La Fortaleza

Plaza e Iglesia de San Antonio de Padua, desde aquí se puede contemplar La Cruz del Siglo - Foto cedida por Ramon Otero Fernandez - Canarias 3D


Video de Reposición de la Cruz - 1999

jueves, 15 de febrero de 2018

Cruz de Juan Francés


Otras denominaciones: Cruz de Piedra, Cruz del Francés, Cruz de (la Cañada de) los Gatos. 
Antecedentes: En Agosto de 2004, cuando buscaba el acceso a  Las Pilas de los Canarios me tropecé accidentalmente con una pequeña cruz de «cantería» en un un lugar apartado cerca de la Degollada de la Tabladilla, donde llaman «El Maguez», muy cerca del cresterío de la Caldera de Tirajana. Esta cruz tenía un brazo desprendido que le acoplé al conjunto, y desde ese mismo instante mi obsesión era restaurarla pero previamente quería recuperar su historia. Al regreso a casa, mi primera sorpresa fue comprobar que en la cartografía de Grafcan V7 (la de 1996)  ya figuraba en esta zona el topónimo: «Cruz de Piedra».

A partir de este momento, comienza un lento y constante trabajo de investigación oral de mas de doce años, con testimonios diversos, en algunos casos contradictorios, y fruto del mismo hemos podido reconstruir su origen como homenaje y respeto a las personas afectadas, así como su leyenda.

Tras adquirir el Cabildo de Gran Canaria determinados terrenos de la cumbre se inicia su repoblación con pinos que arranca en firme a partir de 1954 gracias al impulso del gobierno autártico de esta época.
De sumo interés es el testimonio de Ezequiel Marrero que vivió desde 1956 en el Cortijo de Huertas como vigilante del Cabildo de Gran Canaria: «...cuando yo llegué aquí no había pinos pero ya existía la Cruz de Piedra,...»
Término Municipal: San Bartolomé de Tirajana.
Localización: En el sendero del cresterío de la Caldera de Tirajana que parte del Pico de los Pozos de la Nieve hacia la Degollada de los Hornos, al llegar a las proximidades de la Degollada de la Tabladilla hay que descender ligeramente por el Lomo de Magaz para encontrar esta cruz, aislada en el descampado.
La cabecera del Bllo. de Juan Francés arranca prácticamente desde la confluencia del sendero del cresterío con el acceso al Llano de Magaz. 
Datos GPS: 28R 3091902 N y 442458 E.
Fuentes/Referencias: 
La Provincia, 13 de Julio de 1929, Desgraciado suceso en Las Lagunetas. Al desprenderse en una presa un talud resulta un hombre muerto y dos heridos, Pág. 5.
El Progreso, 15 de Julio de 1929, Desprendimientos de tierras. Un muerto y dos heridos, Pág. 1.
Diario de Avisos, 16 de Julio de 1929, Suceso en Gran Canaria, Pág. 2.
Gaceta de Tenerife, 16 de Julio de 1929, Grave accidente de trabajo. Un hombre muerto y dos heridos, Pág. 2. 
Diario de Las Palmas,«Se declara obligatoria la repoblación de la Cumbre de Gran Canaria», 22 de Enero de 1954,Pág. 6
Diario de Las Palmas, «La repoblación forestal de Gran Canaria está en marcha.- En 1960 se han repoblado 466 Has.- Balance actual: 9000 Has. de Montes y trabajos sobre las 8.000 Has. del nuevo perímetro, que se extiende sobre los doce términos municipales», 22 de Diciembre de 1960, Pág. 28.
Presas de Gran Canaria, «Presa de los Hornos», Págs. 179 a 183. Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria. Cabildo de Gran Canaria. (2005). Impresión: Linca S.L.,
El cachorro canario. Nº1. Junio de 2008, «El hombre que ayudó a plantar diez millones de pinos» Angela Navarrro, Págs. 8 y 9.
Testimonios orales recopilados por el autor en Rosiana, Cortijo de Huertas, La Culata de Tirajana, El Sequero, Tunte y Tejeda. 

Presa de la Cumbre y Bllo. de Juan Francés - Extracto del Mapa facilitado por Jaime González Gonzalves

Historia:  La Sociedad "Explotaciones Hidráulicas de La Cumbre" fue la promotora de la Presa de los Hornos, también conocida en el pasado como Roque Nublo Dam (expresion en inglés), Presa de la Cumbre o Presa del Rincón. El autor del proyecto de la presa en 1921 fue el ingeniero militar Manuel Cuartero. Las obras se llevaron a cabo en la década de 1920 y el reconocimiento final de la presa primitiva de Los Hornos, con una altura de 24 metros sobre cauce, fue en Noviembre de 1932.
Posteriormente se realizó en la década de 1950 el recrecimiento del muro hasta los 27 metros de altura sobre el cauce con proyecto del Ingeniero de Caminos Federico Macau Vilar, de 1953. El recrecido para regularizar y aumentar el talud de aguas abajo hasta 0,75 e incrementar la altura de la presa finalizó en 1958. En la actualidad, a esta sociedad se le denomina Comunidad de Regantes Presa de La Cumbre.

Un golpe de fortuna en la fase de investigación tuvo lugar en Diciembre de 2013, cuando el Colectivo Turcón-Ecologistas en Acción organiza la ruta de las “Cinco Ventanas” y realiza una parada junto a la Cruz del Francés. Allí, uno de los participantes, Eugenio Reyes Naranjo, natural de Tejeda, transmite al resto el origen de la misma. Su testimonio esclarece los hechos transcurridos 85 años atrás que afectaron a dos familias de Tejeda, una de ellas consanguínea.
Presa de los Hornos desde el Sendero de La Raya
En esta obra trabajó mucha gente de La Culata de Tejeda y a primeras horas del día 12 de Junio de 1929, prácticamente acabada la presa, cuando se realizaban tareas auxiliares en una zanja para el aliviadero, se produjo un deslizamiento de tierras de un solapón que sepultó a tres personas,...

El testimonio oral de Eugenio Reyes, por lo que que a él le han contado, nos permite recuperar estos hechos: «En el año 1929 cuando se estaba haciendo la Presa de los Hornos,  la presa ya estaba muy avanzada y se estaba haciendo una zanja por su parte inferior para el «aliviadero», y cuando la zanja estaba acabada se produjo el desprendimiento de un solapón quedando enterrados tres trabajadores, entre ellos dos hermanos de mi abuela, mi tio José, de 23 años y mi tío Guillermo, de 18, Juan Naranjo Huerta, de 18 años que falleció sepultado por un lajón que cayó en la misma zanja. La cabeza de mi tío José se golpeó con  un balde de hierro y se abrió una brecha, encima quedó sepultado mi tío Guillermo».

Empezaron a escarbar con sacho,…y mi otro tío, Pancho, el mayor de los tres, les avisó: «no, no,... con las manos porque les podemos hacer daño». Le contestaron: «están muertos,  no hay nada que hacer,…», pero él insistió: «no, no, que yo los siento,... que los oigo,... que se sentían los «quejíos» de ellos». Con las manos, escarbando una y otra vez, sacaron a mis dos tíos y el que falleció.

Hicieron camillas con palos, «catres de viento» para su traslado, y se les dio a beber agua con un punto de tierra como era costumbre de la época, porque no se sabía si había herida interior, y para que no sangraran por dentro si habían tragado tierra.
Fueron trasladados en estos catres hasta el cresterío de la cumbre, al borde de la Caldera de  Tirajana,  donde se encontraron con su madre, y hasta ese momento no empezaron a suspirar,…  y seguidamente comenzaron  a respirar.

Inmediatamente los llevaron hasta La Vega de San Mateo para una primera cura de urgencia, y a continuación en vehículo particular siguieron camino hacia el Hospital de San Martín de la ciudad a la que llegaron sobre las cinco de la tarde.

Allí les atendieron los doctores, Gregorio León, David Ramírez, Severino de Armas y Francisco Morón, auxiliados por el practicante Lorenzo  Alemán.
Guillermo solamente tenía fractura de las costillas séptima y octava, de pronóstico reservado, mientras que José presentaba fractura del frontal en su lámina interna, y herida contusa en la pierna izquierda, de pronóstico grave. Ambos sobrevivieron.

En agradecimiento a la supervivencia de ambos hermanos, José y Guillermo Rodríguez Lorenzo  y en homenaje a Juan Naranjo Huerta, se levantó esta pequeña cruz «en piedra de cantería» en el Lomo de Maguez para perpetuar su memoria.


Sin embargo la « Leyenda » de la Cruz de Juan Francés que hemos recopilado, no tiene relación con su origen, solamente podría hacer referencia encubierta a que el llano de Maguez, en la vertiente de los Riscos de Tirajana, muy cerca del cresterío, en la cabecera de los tributarios del Barranquillo de Juan Francés era lugar de «encuentro de enamorados», y así se recuerda en Tejeda,... quizás favorecido por su escaso tránsito y el temor a «ella» como indican otros informantes: «...los cazadores evitaban transitar por los alrededores de esta cruz,...».

«Cuentan que en el risco que cae sobre Ayacata, un «bohemio» enamoraba a la mujer del pastor y al descubrir un enjambre de abejas, decidió «castrarlo».

Para recoger la miel cogió una cuerda lo suficientemente larga para atarla a un almendrero (en esta época no había pinos en la cumbre) y se deslizó hasta la colmena. Tuvo la precaución de dejar atado el otro extremo a un verol.

El pastor y su mujer estaban por los alrededores, y él le cortó la soga. El «francés» pensó que quería matarlo pero pudo escapar gracias a la cuerda que había atado.


Por el sonido de los cencerros persiguió al pastor y a su mujer. Cuando los encontró, él estaba durmiendo; la mujer le hizo señas, se acercó y con un garrote le asestó un golpe que lo mató y así consumó su venganza.»

Texto aportado por Pepe Cabrera, contrastado con Ezequiel Marrero, recuperado por el autor del blog.

Importante: Documentar esta cruz ha sido muy laborioso, quizás sea una de las de mayor esfuerzo y dificultad hasta la fecha.
Agradecimientos: Nati Quintana, Pepe Cabrera,  Ezequiel Marrero,  Eugenio Reyes Naranjo, Alvaro Monzón Santana y Jaime González Gonsálvez por sus aportaciones y colaboraciones para recuperar esta cruz.
Otros colaboradores: al cabrero Antonio Herrera, a Antoñito Santana, nieto de Cho Flores por sus observaciones.

Estado actual
Inaceptable: Pretendíamos restaurar la cruz de piedra que tenía un «brazo» desprendido para incorporarlo a la reseña de esta información pero ha desaparecido y no hemos conseguido identificar al «gracioso» que se ha llevado el «trozo» que falta.
Si lo ha hecho con intención de restaurarla, ya ha pasado mas de un año para recolocarla.  Volveremos a hacer una batida en la zona por si este individuo la lanzó indiscriminadamente  por los alrededores.
En el peor de los casos, intentaremos reponer lo que falta mediante una suscripción, para que los «canteros» de Arucas puedan recuperar «nuestro» patrimonio intangible y la memoria de los afectados.

Colaboración: Cualquier persona que pueda aportar alguna información sobre el brazo desaparecido de esta cruz será recibida con gran satisfacción por nuestra parte. Hasta la fecha, todos los contactos con grupos montañeros no han dado resultados.

Prefiero no hacer juicios de valor sobre lo que pienso.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Cruz de la Casa de la Huerta

Cruz de la Casa de la Huerta - Foto cedida por Albino Aneiros

Antecedentes:  
Las deficiencias al diseñar los «ojos» de los puentes en la construcción de la carretera a Tejeda, inaugurada en 1932, fueron las condicionantes que no soportaron las lluvias torrenciales que se produjeron posteriormente.
Entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre de 1946 se manifestó en las islas una «onda del este» con intensas precipitaciones, inundaciones y desbordamientos de barrancos que afectaron a los municipios de Agaete y Tejeda, principalmente.
El aciago temporal de San Andrés llegó a Gran Canaria con una descomunal tromba de agua que se desplomaba sobre las medianías y cumbre que afectó al municipio de Tejeda, sufrió graves daños materiales, pero la mayor tragedia se produjo en lugar de  Casa de la Huerta,  donde la descarga torrencial provocó una deblacle que afectó a la mitad de los componentes de una familia. 
Término Municipal: Tejeda.
Estado actual de la cruz
Localización: Esta cruz de cantería se encuentra junto al puente del Barranco de Tejeda en el lugar denominado Casa de La Huerta, justo al lado del Molino del mismo nombre, en un pequeño recinto habilitado con una escultura simulando una cesta, en el Km 3 de la GC-40.
Datos GPS: 28R 3095908N y 440294E.
Fuentes/Referencias: 
Falange, 1 de diciembre de 1946: El pueblo de Tejeda, escenario de una verdadera catástrofe producida por la torrencial lluvia del día de ayer, Págs, 1 y 8.
La Provincia, 2 de diciembre de 1946: El temporal desencadenado en Tejeda causó daños y víctimas de consideración, Págs. 1 y 6.
Falange, 3 de diciembre de 1946: De la inundación de de Tejeda. El pueblo estuvo a punto de ser inundado, Pág. 5.
La Provincia, 3 de diciembre de 1946: Otros detalles del temporal desncadenado en Tejeda, Pág. 3.
ABC, 3 de diciembre de 1946: Cuatro muertos por una inundación, Pág. 18.
Falange, 3 de diciembre de 1946: Desde Tejeda. El dolor y la gratitud del pueblo, José Rodríguez de Vega, Pág. 3.
La Provincia, 4 de diciembre de 1946: En unos 3.000.000 de pesetas pueden calcularse las pérdidas habidas en Tejeda, Pág. 4.
Archivo sonoro de Literatura oral de Canarias: Historia real de muerte en la Casa de la Huerta por una tromba de agua, Maximiano Trapero (1990), http://mdc.ulpgc.es/cdm/singleitem/collection/asmtloc/id/4809/rec/153 
La Provincia, 15 de noviembre de 2009: Riada mortal en Tejeda, Pedro Socorro Santana, Pág. 10.
Accidentes, riesgos laborales y conmociones en la sociedad tradicional. La Aldea (1801-1970), Francisco Suárez Moreno (2010), ISBN: 978-84-92628-92-6, Cap. III - Casos Célebres: 6. La tragedia familiar del aluvión de Tejeda, Págs. 166 a 169.
Efemérides Metereológicas en Canarias del siglo XX y XXI, Manuel Angel Pérez Cabello (2016), 
https://www.tiempo.com/ram/276632/efemerides-meteorologicas-en-canarias-del-siglo-xx-y-xxi-parte-i/  

Anuario de la Facultad de Geografía e Historia - Nº4 Revista Vegueta, Un siglo de temporales en la prensa de Gran Canaria, Pablo Mayer Suárez (1999), Pags. 267-282.

Historia:  En una de las Casas de la Huerta vivía el matrimonio de Antonio Marrero Peña y Rosario García Lorenzo (†) con sus diez hijos: Rosario, Concepción, Mª Jesus, Ezequiel, Francisco, Antonio (†) José Manuel (†), Miguel (†), Eloy (†) y Juan Gregorio (†).
 

Lluvias torrenciales en Tejeda
La noche del Viernes, 29 de noviembre de 1946, comenzó a llover de forma normal, pero a partir de las 10 de la mañana del Sábado, una impresionante tromba de agua se extendió por todo el municipio, afectando e inundando algunas viviendas del casco de Tejeda. El arrastre de paredes, tierras de los cercados en forma de lodo, piedras, ramas de árboles y enseres, obstruyeron los puentes y los convirtió en represas que amenazaban con una nueva inundación de esta localidad. Inmediatamente el comandante del puesto de la Guardia Civil, Sr. Sampedro, con la ayuda de  los jóvenes/vecinos de Tejeda actuaron para liberar las aguas remansadas que amenazaban a la localidad, hubo que dinamitar el puente del Barranquillo de la Peña, a escasos 250 metros, para que las turbulentas aguas fluyeran libremente y evitaran mayores daños.

La tromba de agua sobre las Casas de la Huerta
El único miembro de la familia mas afectada, Antonio Marrero Peña, padre de toda la prole citada no se encontraba en esta localidad, tenía su carbonería en la Casa de la Huerta. Había ido a visitar a un familar enfermo en Arucas y se enteró de la desgraciada noticia que le afectaba al regreso, en Santa Brígida, camino de San Mateo.


- Los diez hijos (Nombre - Edad - Localidad de enterramiento)

Placa bajo la Cruz de la Huerta

 Antonio (†) - 19 años - La Aldea
Rosario -
Superviviente
Concepción - 16 años -
Superviviente
Mª Jesus -
Superviviente
Francisco -
Superviviente 
Juan Gregorio (†) - 8 años - La Aldea
Eloy (†) - 5 años - La Aldea
Miguel (†) - 3 años - Tejeda
José Manuel (†) - 1 año - Artenara
Ezequiel - 3 meses -
Superviviente

 


- Las víctimas 
La mañana del Sábado 30 de noviembre fue catastrófica, sobre las 10 de la mañana una fuerte descarga provocó un torrente de agua que provocó una obstrucción al alcanzar una vivienda en el lugar Casa de La Huerta, y que posteriormente afectó de lleno a la del matrimonio citado.
Antonio (†) de 19 años, ante el ensordecedor ruido de la tormenta, abrió la puerta de su casa, y recibió el primer aluvión que lo arrastró por el Barranco de Tejeda. Su cuerpo fue localizado al final del Barranco de La Aldea.
Su hermano Miguel (†) de 3 años, quedó sepultado entre los escombros de la cocina de su casa y su madre quedó enterrada hasta la cintura. Fue auxiliada por los vecinos. Sufrió fracturas en ambas piernas por lo que y fue trasladada hasta la Cruz de Tejeda en un «catre de viento», y evacuada a continuación en una guagua del Cabildo Insular hasta el Hospital de San Martín, donde no pudo reaccionar al tratamiento aplicado. Falleció, a las 9 de la noche del Domingo, 1 de Diciembre

La misma suerte y destino corrieron Juan Gregorio (†) de 8 años; Eloy (†) de 5 años y José Manuel (†) de un año, que también fueron arrastrados por la corriente. Los cuerpos de los dos primeros también aparecieron en La Aldea entre San Clemente y Castañeta, mientras que el de José Manuel se detuvo en un estanque de Acusa y fue enterrado en Artenara.
Antonio, Juan Gregorio y Eloy recibieron cristiana sepultura en La Aldea.

Fotografía aérea de la Cruz de la Huerta en 1961 - Fondo Grafcan

- Los supervivientes
Mª Jesús (Susa) y Rosario (Saro) se encontraban cuidando a su hermano Ezequiel de 3 meses en un extremo de la casa, la única parte de ella que resistió la riada. 
Francisco
estaba jugando en el exterior de la casa con otros chicos y al producirse la tromba de agua se escondió en una cueva del Higueral. 
Rosario García le había encargado a uno de sus hijos ir a coger agua a la casa de Alonso Guerra pero éste remoloneó porque estaba tocando la guitarra, por ello su hija Concepción, de 16 años, que estaba planchando, dejó esta tarea y obedeció a su madre para traer el balde lleno. Se tuvo que refugiar por la fuerte lluvia en la casa del vecino. Al regresar, se encontró que gran parte de su casa y de su familia había desaparecido.
Sorprendentemente, los ahorros del matrimonio, entre 9.000 y 10.000 pesetas que conservaban en una cajita sobrevivieron al arrastre de las aguas que destruyó prácticamente su casa.

- Las condicionantes
La incomunicación de Tejeda, desde la Cruz de Tejeda e incluso desde Las Lagunetas, a causa de los desprendimientos y arrastres de piedras, lodo y caída de árboles y ramas de vegetación impidieron el acceso inmediato de los equipos de ayuda y socorro desplazados por el Gobierno Civil.
 
La estación climática de Caidero de San José registró 217,6 litros (en 24 horas), el 30 de noviembre de 1946, lo que nos da una idea de la descarga del temporal de San Andrés.  
Importante:
Los hechos descritos son EXCESIVAMENTE crudos. Es muy duro ponerte en su lugar, sus circunstancias y el impacto recibido. Cuando pierdes un hijo sabes de su alcance, pero soy incapaz de valorar la pérdida de golpe de la mitad de tu familia. Mi reconocimiento al VALOR y CORAJE de los supervivientes y su capacidad de superación, así como mi RESPETO a los que se fueron.

Alrededores de la Casa de la Huerta - Foto cedida por Ramón Otero Fernández - Canarias 3D

Observaciones: Creo que la corporación municipal de Tejeda ha demorado en exceso el homenaje a la familia del carbonero, Antonio Marrero Peña, tras 68 años de los hechos.
Además, resulta insólito que esta cruz, tan reciente, instalada el 9 de marzo de 2014, solamente le quede en pie su soporte, tanto el brazo como la parte superior han desaparecido. Parece ser que con el paso de espectadores del Rally de Tejeda fue derribada y aún no ha sido restaurada. 
Agradecimientos:
Tengo que reconocer que buena parte de la información procede de Pedro Socorro Santana, Cronista Oficial de Santa Brígida que también me ha revisado los textos; de Francisco Suárez Moreno, Cronista Oficial de La Aldea de San Nicolás y de las recopilaciones orales de Maximiano Trapero. A los habituales colaboradores, Albino Aneiros y Alvaro Monzón, por sus continuas aportaciones. Nuestro trabajo solamente «añade» un valor complementario con los fenómenos de «metereología» sobre temporales que no se habían asociado a estos hechos y otra forma de contarlo, tras la reciente colocación de esta cruz.

sábado, 18 de noviembre de 2017

El periplo de los restos de la Cruz «verde» de Tejeda

Vestigios de la Cruz «verde» de Tejeda


Resumen del trabajo de investigación: en prensa local, en instituciones públicas y la labor de campo para su localización.

Durante casi diez años la Cruz «verde» o «esmeralda» de la cantera de Tirma realizada por labrantes de Arucas, bajo la dirección artística de Santiago Santana Díaz, fue el emblema de la isla en la cumbre de Gran Canaria (ver reseña ya publicada).

Reemplazó en 1960 a la denominada Cruz de «Cemento» y las inclemencias climatológicas de la degollada, unidas a la porosidad de la piedra utilizada, fueron deteriorando lentamente la cruz «verde» que procedía de la cantera de Cueva Nueva en Tirma.

Cruz apuntalada
Diario LP - 9 Enero 1970

El año fatídico: 1970

Un temporal a comienzos de 1970, concretamente entre los días 3 y 4 de Enero, provocó fuertes daños sobre la estructura de la Cruz de Tejeda realizada en piedra «verde» que obligó a apuntalarta.

Otro temporal posterior en la madrugada del 26 de Diciembre de 1970, acabó con ella ante la desidia de las autoridades, fragmentándola en múltiples trozos que deambularon por la isla hasta fechas recientes.



El periplo de los restos:

1) Los restos recogidos por particulares fueron entregados a los medios de comunicación de la época y posteriormente fueron depositados en la Casa de Colón según referencias de prensa de 1971 y 1972.

Indagando en esta institución del Cabildo de Gran Canaria, sus conservadores nos informaron que allí no se alojan los restos de la cruz,.... y seguimos buscando.

2) Suponemos que el traslado de los restos de la cruz a la ciudad de Arucas obedece al encargo a Santiago Santana Díaz para la reposición de una nueva cruz similar a la anterior.

Además, en esa época continuaban las obras de cantería de la cuarta torre de la iglesia de San Juan Bautista de Arucas y junto al taller de labra instalado en sus proximidades también se realizaron las tareas para la renovación de la Cruz de Tejeda, ahora en piedra «azul» o «gris» de la cantera de Tinoca. 

Expresión del Redentor
3) En el año 2009, recibimos en este blog el aporte del «belenista» Vicente Díaz Melián: «la cruz en canteria verde y rota por el viento la he visto en el patio de la Biblioteca  de Arucas» (la sede anterior, ubicada en la Casa de Cultura),... y allí fuimos a buscarlos.

Nos remitieron al Museo Municipal, donde se encontraban depositados bajo llave en el sótano y para acceder a ellos tuvimos que presentar una instancia (aún la conservo) en la Concejalía de Cultura.

Gracias a la colaboración de la responsable de Patrimonio en el consistorio en estas fechas, Alicia Hernández Padrón pudimos realizar algunas fotos (reseña ya publicada). Ella me comentó, su intención de exponer debidamente acondicionados los restos de esta cruz, y efectivamente cumplió con ello.

Recuerdo perfectamente, que no pude hacer muchas fotos de los restos apilados por ser prácticamente imposible moverlos debido a su peso.

4) Actualmente, en el Centro de Interpretación del Labrante inaugurado en 2014, podrás contemplar y recrearte con los restos expuestos de una de las pocas cruces-crucero o «cruceiro» realizadas en la isla con los cánones tradicionales.

Partes de este «cruceiro»

Los labrantes de Arucas: «genios» de la piedra

La Cruz de Tejeda tiene un vínculo especial con Arucas, con su artífice, Santiago Santana Díaz, nacido en esta localidad; con la procedencia de la piedra actual y el trabajo de los labrantes en ambas cruces, así como el lugar donde se diseñó la cruz actual, en los aledaños de la iglesia de San Juan Bautista.

Es un «dualismo» establecido en los años sesenta, que aún perdura para satisfacción de TODOS los grancanarios.

No me cansaré de repetir que la Cruz de Tejeda es el símbolo de identidad de Gran Canaria, la cruz emblemática de mayor entidad en la isla. 





Torso del Cristo
Proyecto de divulgación, si fuera posible,...

Intentamos lanzar un pequeño folleto, edición LIMITADA y REDUCIDA  por su coste, con AMPLIA información sobre la Cruz de Tejeda. Aún le faltan algunos detalles que se resisten pero el bloque principal está elaborado.

Si no consigo respaldo, apoyos o patrocinadores, este proyecto divulgativo pasará al estado de «hibernación»,...   y a mejor vida cuando me vaya,... 

Agradecimientos: A Alicia Hernández, por su eficiente colaboración. A la atención de Fabiola del Centro de Interpetación , a Mundín Santana de MECOHERSAN S.L. y al Técnico de Turismo de la corporación  David Cabrera por su ayuda y aportaciones.

A Albino Aneiros y a Alvaro Monzón por su respaldo continuo.