sábado, 12 de noviembre de 2016

Cruz del Caidero de la Niña

Cruz de Nicolás Alamo León
Otras denominaciones: Cruz de Nicolás Alamo León
Antecedentes: 
Cuando el Barranco de la Aldea se estrangula y casi se cierra, encontramos el Caidero de la Niña,   prácticamente en la linde entre Tejeda Artenara, junto a la carretera de Artenara a La Aldea.

Aunque no hay absoluta certeza, nos llega como leyenda el hecho que en un caidero del Barranco de Tejeda una pastorcilla  al cuidado de su ganado se precipitó por el mismo, y de éste infortunio tomó su nombre el Caidero de la Niña.
Y de las escasas referencias existentes, reproducimos un breve extracto, publicado en 1937 por Pablo Artiles Rodríguez, sacerdote natural de Sta. Mª de Guía:

¡La leyenda del "Caidero de la Niña", que habla
de la muerte de una muchacha en el sitio en que hoy
está una diminuta cruz, caidero que la niña brincó,
—dicen— por arte diabólico, nos llena de espanto y
 de infundados temores !

El testimonio de Ezequiel Ramírez.  se remonta a una referencia familiar de su abuela Marta, nacida en 1866, que le transmitió que en el vaso del Caidero de la Niña, próximo al muro actual de la presa, se riscó una pastorcilla.

La cruz que cita Pablo Artiles en memoria de esta «niña», si existió, probablemente desapareció por el transcurso del tiempo o con la construcción del embalse. No existen otras referencias fiables salvo la que me transmite Eusebio Ojeda: «había una cruz sobre un montículo rocoso dentro de la presa pegada a los lomos de «Linagua», y haciendo memoria la sitúa sobre el año de 1960».

Foto cedida por Alvaro Monzón Santana

Hemos encontrado otra referencia «versada», como leyenda, que Ervigio Díaz Bertrana  nos dejó en la prensa local de 1974, y cambia radicalmente la versión tradicional conocida:

—Al caidero va la niña
a buscar yerba a las cabras.
Hoz y soga en la cintura
para apañar la manada.

—Un mozo le salió al paso
a la niña del caidero.
Enamorarla quería
en aquel desrriscadero.

—El mozo la requebraba
 con amorosas palabras.
La niña no rechistaba
pensando sólo en sus cabras.
¡ Yerba para  mi «Berrenda»,
yerba para mí «Pipana» !

—Quita delante mozito
la niña le contestaba.
Llevo mi hoz en el cinto
y no quisiera sangrarla.

—Déjame tranquila, niño,
Coger la yerba a mis cabras.
La «Berrenda» está de parto
y la «Pipana» alumbrada.


—Quita delante mozito, que,
me estás cargando el alma.
La niña de los caideros
al mozo le replicaba.

—El mozo la requebraba
Y en el solapón de un risco
quiso tocar sus enaguas.
La niña sacó la hoz
y roja como una fragua
segó al mozo la garganta
como si yerba segara.

—Vino la «curia» de Guía
y a la niña interrogaba.
Dijo la verdad desnuda
como el lucero del alba.

—El juez tranquilo y sereno
a la niña aconsejaba,
¡ Sigue cogiendo la yerba,
la yerba para tus cabras,
llévasela corriendo 
a la «Berrenda» y a la «Pipana» !

—La «Berrenda»
parió un baifo
al filo de la mañana.

Término Municipal: T ejeda, confluencia con el municipio de Artenara.

Presa del Caidero de la Niña - Foto cedida por «El Coleccionista de Instantes»
Localización: Se accede a la presa del Caidero de la Niña por la GC-120 desde la Cruz de Acusa a La Aldea, aproximadamente en el Km 27 encontramos el muro de cierre del embalse, referencia para llegar a esta cruz. Desde La Aldea, se accede también, en sentido inverso,  por la misma carretera, la de «Las Presas». 
Datos GPS: 28R 3095526 N y 427743 E. 
Fuentes/Referencias: 
=> Diario de Las Palmas, 29 de Septiembre de 1919, Las tragedias del mar. El naufragio del vapor "Valbanera", Pág. 1.
=> El Progreso, 14 de Octubre de 1919, El "P. Claris". El "Valbanera" y el "P. Claris" Triste odisea, Pág. 2.
=> Estampa de los Pueblos de Gran Canaria. Isla Azul,  Escuela Tipográfica Salesiana Las Palmas (1937), La Aldea, Pablo Artiles, Pág 124.
=> Falange, 25 de Mayo de 1943, Han quedado inauguradas las obras de la Presa del Caidero de las Niñas en La Aldea de San Nicolás, Pág. 2.
=> Falange, 25 de Marzo de 1960, Por los pueblos. Júbilo general en San Nicolás de Tolentino. La presa del Caidero de la Niña totalmente llena, Pág. 2.
=> Eco de Canarias, 9 de Mayo de 1971, San Nicolás de Tolentino. Los que quedan del siglo XIX. Hoy: Don José Alamo Segura, Pag. 8.
=> Eco de Canarias, 3 de Marzo de 1974, El Caidero de la Niña, Ervigio Díaz Bertrana, Pág.6.
=> La Comunidad de Regantes. Aldea de San Nicolás. Historia y estrategias históricas: La Construcción de Presas y Canales, Francisco Suárez Moreno. (2003), Imprenta Taravilla, Págs. 89 a 96.
=> Las Grandes Presas de Gran Canaria. «tengamos agua y lo tendremos todo», Jaime J. González Gonzálvez (2004), 3G Ingeniería y Gestión de Proyectos y Obras S.L., Págs. 124 a 135.
=> http://artevirgo.blogia.com/temas/ezequiel-ramirez/
Vamos a ver la presa, Ezequiel Ramírez, 23 de diciembre de 2009.
=> http://www.presasengrancanaria.com/2012/11/presa-del-caidero-de-la-nina-gran.html Presa del Caidero de la Niña, Jaime J. González Gonzálvez, 2 de Noviembre de 2012.
=> Memoria Descriptiva de la solicitud de incoación de Bien de Interés Cultural de la Presa del Caidero de la Niña(2012). Jaime J. González Gonzálvez. 
=> T estimonios orales recopilados en La Aldea y Las Palmas de Gran Canaria por el autor.
Historia: José Alamo Segura, aldeano, «hizo las Américas» ante la necesidad, viajando en el Valbanera en dos ocasiones, una camino de Buenos Aires, y otra posterior a Santiago de Cuba, partiendo de Las Palmas de Gran Canaria, el 17 de Agosto de 1919. Este fue el último trayecto, del Valbanera que llegó a Santiago de Cuba el 5 de Septiembre y continuó su viaje fatídico a La Habana el día 7 de este mes. Se hundió en el Bajo de la Media Luna muy cerca de la localidad de Cayo Hueso, a consecuencia de un fortísimo huracán procedente de Las AntillasEl vapor Pau Claris que había partido de Las Palmas de Gran Canaria dos días después, con destino La Habanatambién quedó atrapado en uno de los frentes externos del ciclón pero pudo escapar. La escala del Valbanera en Santiago fue su perdición al quedar encerrado en el centro de este violento ciclón en la noche del 8 al 9 de Septiembre.

José Alamo solamente permaneció un año en Cuba y a su regreso contrajo matrimonio con María León del Pino, con la que tuvo cuatro hijos. Al enviudar se casó, de nuevo, con Dolores Medina Cabrera, con la que tuvo otros cinco hijos.
Les había inculcado a sus hijos varones su afición por la mecánica,  lo que le permitiría a uno de ellos, Nicolás Alamo León, incorporarse a la construcción de la primera gran presa de La Aldea.

Grúa «derrik» principal en las obras de la «cerrada»  con su pluma abatible- Año 1951 (cedida por R. Miguel Gómez Martínez)


Durante los años cuarenta del siglo XX se gestó el proyecto de ejecución  de la primera de las grandes presas del Barranco de La Aldea, y también la primera de la isla que utilizó el hormigón mamposteado en el estrechamiento del «vaso» del Caidero de la Niña, según proyecto inicial de Luis de la Casa Calzada.
La bendición de la primera piedra de la presa de La Comunidad de Regantes de La Aldea denominada Caidero de la Niña la realizó el párroco de La Aldea, D. Vicente Bautista Alamo, el 22 de Mayo de 1943 en presencia de diversas autoridades de la época.

Operario de la grúa «derrick» principal
Foto cedida por los familiares de Fermín Gómez Veja
En 1948 tras intensas gestiones para su construcción, en las que participa la Comunidad de Regantes de La Aldea, se consiguen arrancar las obras adjudicadas a la empresa «Cimentaciones y Obras» a principios  de Julio de 1950, lo que dio empleo a mucha gente en La Aldea.

El destino se llevó a Nicolás Alamo, con tan solo 32 años, el 9 de marzo de 1955, al precipitarse al vacío desde una de las grúas de la obra, lo que provocó su muerte.

En su recuerdo se colocó una cruz sobre una base cuadrangular de cemento orientada al cauce, en un montículo de roca detrás de las instalaciones de la Comunidad de Regantes de La Aldea junto a la carretera GC-210.

El embalse adopta también el nombre del «Caidero de la Niña» y finalizó en Febrero de 1957, a expensas de la infraestructura de bombeo que se culminó al año siguiente.
Descarga del documento: Pincha en: Cruz del Caidero de la Niña
Agradecimiento Especial: Al «Coleccionista de Instantes» que nos ha facilitado la difusión de sus «fotografías» de la presa del Caidero de la Niña, de una excelente calidad y contenido, y a Ezequiel Ramírez por sus aportaciones personales de gran valor.
Datos técnicos de esta presa
Foto: «El Coleccionista de Instantes»

Agradecimientos: Al geógrafo Jaime González Gonzálves y al ecologista Alvaro Monzón Santana por sus precisiones. A Fernando de la Asociación Montymar, colaborador habitual de las cruces de mi «encantada» Aldea que añoro. A mi buen amigo, Eusebio Ojeda, aldeano, que me soporta todas mis impertinencias.

Reconocimiento: A la memoria de Nicolás Alamo León con todo el respeto que se merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario