miércoles, 6 de octubre de 2010

Cruz de la Sima de Jinamar

Otras denominaciones: Cruz a los Caídos.
Antecedentes: El origen geológico de la Sima es extraordinario: procede de un volcán, una de las últimas erupciones recientes de la isla, donde la lava líquida era expulsada por su boca, hasta que se produjo otro acceso al exterior que descargó la chimenea, y vació el cráter original, lo que dio origen a lo que conocemos como «Sima» o «Cueva del Diablo». 


Existe un hecho documentado de la prehistoria de Canarias que recoge Fray Juan de Abreu Galindo que podría corresponder al año 1386, antes de la conquista de la isla, cuando arribaron a la costa de Telde-Agüimes, un grupo de mallorquines (entre los que se encontraban dos frailes)  que fueron apresados por los canarios. Con ellos convivieron hasta que la «...falta de mantenimientos y á enfermar y á morir...» y «...que con la conversación habían tomado alguna licencia demasiada odiosa y aborrecible á los canarios: y para quitar estas ocasiones un día acordaron matarlos a todos, y así los hicieron, y á los frayles por el respeto que les tenian los echaron por una sima que esta en el término de Xinámar, media legua de la mar camino de Telde... »  
«En esta sima los echaron, sin que se tuviese noticia cierta donde había de ir á parar por su profunda hondura, mas de ay á ciertos días hallaron en la costa de la mar en aquel paraje rastro de sus vestidos, de donde se colige que aquella sima va á dar á la mar, y que algun golpe de agua pasa por esta sima que va a dar a la mar.»  Se estima que estos hechos pudieron suceder en 1393.

Otros misioneros como Pierre Boutier y Jean Le Verrier no coinciden en el número de eremitas pero es muy interesante su relato:
«Y hemos encontrado el testamento de los frailes cristianos que mataron hace 12 años, que eran 13 personas; y por esta causa los mataron, según dicen los canarios, porque habían enviado cartas a tierras de cristianos contra ellos, los cuales habían permanecido allí siete años; que cada día les predicaban los artículos de la fe. El cual testamento dice así: que nadie se fíe de ellos, por más que parezcan amigos, porque son traidores por naturaleza, y dicen que hay entre ellos seis mil hidalgos.» 
Término municipal: Telde.
Localización: Por asfalto, desde la localidad de Jinámar, en dirección a la Planta de Reciclaje de Residuos Sólidos, encontraremos los dos senderos (directos) que dan acceso a la boca de la Sima de Jinamar. En este punto se encuentra la cruz. 
Coordenadas GPS: 28R 3099745 N y 457197 E.
Fuentes/Referencias:
Reisebilder der Canarischen Inseln. Karl von Fritsch. Gotha. Justus Perthes. (1867), Pág 24.
Estudios Históricos, climatológicos y patológicos de las Islas Canarias. Gregorio Chil y Naranjo. Las Palmas - Ernest Leroux Libraires-Editeurs. París.Vol. I (1876). Otras Expediciones, Pág. 293.  
Le Canarien. Crónicas francesas de la Conquista de Canarias. Instituto de Estudios Canarios. El Museo Canario, (1959), Págs. 679 y 680. 
Hoy. (Edición Las Palmas), «La exploración de la Sima de Jinámar por el Speleo-Club de Francia», 27 de Mayo de 1934, Págs. 17 y 20.
Diario de Las Palmas, «La Montaña de la Sima, campo de investigaciones científicas», 30 de Mayo de 1934, Pág. 1.
Revista de Historia de Canarias, Nuevas Investigaciones: «El testamento de los trece hermanos», Buenaventura Bonnet Reverón, 1 de Julio de 1941, Págs. 288 a 305.
La Spéléologie. ¿Quels sont les moyens et les buts des explorations souterraines ? 15 Problémes. Robert de Joly (1947). Editions Elzévir. París.
Ma vie aventureuse d'explorateur d'abimes. Robert de Joly (1968) Ed. Salvator. 
El Eco de Canarias, «Acto de Reconciliación en la Sima de Jinámar», 2 de Noviembre de 1978.
Diario de Las Palmas, «Sima de Jinámar: una singularidad vulcanológica», Antonio Cardona Sosa18 de Diciembre de 1982, Pág 8.
BOCA, Decreto 75/1996 de 30 de Abril. Declaración de Bien Interés Cultural para la Sima de Jinámar.
Canarias7, «Una iniciativa popular pide el vallado de la Sima de Jinámar», Gaumet Florido, 15 de Abril de 2009. Pág. 8. (Infografía de Jose Mendoza)
Historia:
Pasaron varios siglos y se mantuvo la incertidumbre que dio origen a la «leyenda»: 
«Todo lo que se tira por la Sima de Jinámar aparece por la Marfea». 
Ya avanzado el siglo XIX, llega a las Islas Canarias el geólogo alemán, Karl Georg Wilhelm Fritsch que recorre Gran Canaria en 1863 y se refiere a la Sima en estos términos:
«… und näher an Telde eine kleine Gruppe von vulkanischen Ausbruchskegeln. Einer von diesen, la Cima de Ginamar, zeigt auf dem Grunde seines halb offenen Kraters noch einen nicht ganz er füllten Kraterschlund. Hinabgeworfene Steine hört man lange rollen, von Wand zu Wand poltern und andere Stücke abreissen, bevor sie den Grund erreichen. Natürlich knüpfen sich Sagen an einen solchen Ort.»
Igualmente, Gregorio Chil y Naranjo dejó testimonio de lo que había indagado en la costa a través de los pescadores:
«... que si bien a la baja-mar se descubre una cueva profunda, por donde podría suponerse que existiese la comunicación, se ha llegado con poco trabajo a alcanzar el fondo de esa cueva, completamente cerrado y que hace imposible el paso de agua hasta el punto de dar salida a los objetos flotantes que se arrojen por la sima». 
También, en las diversas visitas que realizó con pleamar a la sima: «... he observado atentamente, poniendo el oído en los bordes del cráter de la sima, con el objeto de descubrir si desde su fondo subía algún ruido que me indicase la entrada del mar en aquellas profundidades;...».
En el primer tercio del siglo XX, el «río subterráneo» recobra su interés por la información que transmite un ciudadano francés, M. Viarés, a su paso por la isla, a los investigadores de su país, que atraídos por la singularidad de esta cavidad, llegan a Gran Canariabajo los auspicios de la Sociedad Geográfica de París. Estaba formada por el ingeniero, M. Roberto de Joly, presidente del Speleo-Club de Francia, el profesor de Geología de la Facultad de Ciencias de París, M. George Denizot y el alpinista M. Pierre Contejean.
Hay otra versión mas fiable, la del propio Robert de Joly en «Ma vie aventureuse d'explorateur d'abimes»se refiere a una tarea encargada por propietarios de plataneras de la isla que solicitaron a la Sociedad Geográfica de París,  verificar la presencia de agua en el interior de la Sima.
El 26 de Mayo de 1934, acceden al fondo de la Sima, (probablemente, sea la primera incursión documentada) pero solamente encuentran en el fondo,  restos de animales, olor pestilente y un tubo volcánico «ciego».
No era extraño que encontraran restos, ... «... que podían muy bien ser los burros viejos del lugar, que allí siempre han tenido su cementerio, los que pidieran a rebuzno en cuello que los sacaran o que por lo menos le echaran un "puño"» (Diario Las Palmas, 30 de Mayo de 1934)
Tras el levantamiento militar del 18 de Julio de 1936, en ése mismo año y en el siguiente, se «vuelve» a utilizar la Sima, para hacer desaparecer a representantes políticos y sindicales, personas con determinada significación política y otras afines,... se cuenta que al menos en una ocasión, el Obispo Antonio Pildáin y Zapiáin se interpuso en los accesos a la Sima para evitar alguna de estas atrocidades.
También existe constancia de una tentativa de bloqueo de esta chimenea volcánica en 1945 para ocultar los  hechos anteriores, dinamitando la misma, pero tras este intento fallido, se volcó picón y escombros a su interior como alternativa.

Desde el día 1 de Noviembre de 1977, fiesta de Todos los Santos,  comienza una nueva etapa para la Sima como punto de reconciliación. La Agrupación Local del PC (Partido Comunista) de Telde, conjuntamente con otros representantes del mismo partido en Jinámar y ciudadanos de esta localidad, organizan y promueven una marcha hacia la Sima que se repetirá en años sucesivos. Al año siguiente, según acuerdo de los asistentes, se coloca un monolito y una cruz para recordar a TODOS «los caídos». La cruz es metálica con otra de menor tamaño (adosada), con dos rótulos muy sencillos, en letras doradas: «A los caídos» y transversalmente, el texto «Jinamar».
La Sima siempre ha conservado un doble interés: para los escaladores como reto de espeleología y para los investigadores /historiadores en la búsqueda y estudio de los restos existentes. Sin embargo, hoy en día, sabemos que el tubo es «ciego», con una longitud aproximada de unos 76 metros (ver perfil  del Diario de Las Palmas e infografía del Canarias7 ) y una boca de unos doce metros de ancho.
Con estos antecedentes, el Cabildo de Gran Canaria incoó expediente, el 21 de Octubre de 1992 para la declaración de Bien de Interés Cultural como Sitio Histórico para la Sima de Jinámar, que no fue declarado como tal, hasta el 30 de Abril de 1996. (B.O.C.A. 941, Decreto 75/1996 de 30 de Abril)
Estado Actual: Al ser reciente, la cruz y su base se conservan en buen estado.
Descarga del documento: Pincha en Cruz Sima Jinamar
Aclaración: Debo reconocer que no ha sido fácil hacer una descripción «aséptica» de esta cruz. Es «mi»
reconocimiento a TODOS los que defendían otras ideas DIFERENTES, y cierro con dos palabras: «MAS NUNCA» Agradecimientos: A las referencias y aportaciones del blog de Francesc Miret sobre Espeleologíahttp://espeleologiabibliografia.blogspot.com/ que me ha permitido incorporar nuevos datos sobre la Sima de Jinámar.
A Luis Regueira, y al personal del Museo Canario por su atención y facilidades para recuperar datos históricos sobre la Sima de Jinámar.  

9 comentarios:

  1. Interesante relato, este sitio siempre ha estado rodeado de dudas con respecto a si el mar llegaba a su interior o no. Yo hasta justo antes de leer esta entrada estaba convencido de que llegaba el agua. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Toni. Muy interesante estas historias y leyendas nuestras.. Y mejor aún si tras ellas descubrimos la verdad. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Toni, muy interesantes estas historias y leyendas nuestras, y más aún saber que tras ellas siempre hay un relato real.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Muchas Gracias a ambos. En este caso concreto, mi satisfacción personal es aportar algunos datos adicionales de la Sima de Jinámar. El resto forma parte de NUESTRA historia que no debemos perderla.
    Cada cruz es un esfuerzo de investigación importante y su recompensa es el agradecimiento de los que DISFRUTAN de cada relato.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena y felicitaciones por el blog!!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas Gracias, Francesc, por tus aportaciones. Tus datos son INEDITOS respecto a lo publicado hasta la fecha sobre la Sima. Muy interesante tu blog como documentación sobre espeleologia: http://espeleologiabibliografia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. ¡Ya.... hermano! ¡Cómo has trabajado!
    Y ¡mira que es difícil!
    Besos
    Tu hermana
    Mary

    ResponderEliminar
  8. En lugar de "a los caídos" lo lógico hubiera sido, como poco, "a los arrojados", y en rigor "a los represaliados". La perversión del lenguaje, es decir, lo que popularmente se conoce como "corrección política", solo tiene un propósito: el servilismo voluntario. No confundamos las aspiraciones de reconciliación con la falsedad. Llamemos a las cosas por su nombre, sin subterfugios. La lealtad a la verdad histórica evita la confusión, porque del error se puede salir pero de la confusión es imposible.

    ResponderEliminar
  9. No tengo ideología que condicione mis expresiones. Soy aséptico políticamente y esto no es un foro político. Respeto su opinión, y solamente se trata de «valorar» un TESTIMONIO popular. Quizás no debía había utilizado el término de «los caídos»,... y reconozco que es una etapa histórica muy delicada,... para muchos gran canarios,... Mil disculpas,... sé que es muy difícil tratar estas cruces que es mi única intención. Lo siento de verdad, si está realmente ofendido por mis comentarios.

    ResponderEliminar