lunes, 26 de agosto de 2013

Cruz de Amurga

Cruz de Amurga - Foto: Manolo Cardona Sosa
Otras denominaciones: Cruz de F.P.R.D., Cruz Blanca.
Antecedentes: Las cruces de carácter individual en la naturaleza, dedicadas a una persona física, suelen estar relacionadas con el lugar en que se produjo su óbito. Se le rinde reconocimiento cristiano mediante una cruz, generalmente «desnuda», incluyendo la fecha del hecho y sus siglas.
Término municipal: San Bartolomé de Tirajana.
Localización: En la amplia explanada de Amurga, cuando se abandona la pista en el Alto de la Garita, se continúa por un sendero que pasa junto a los restos de la «cruz blanca» (destrozada) en el Llano de la Cumbrecilla, muy cerca del borde del risco desde donde se contempla una impresionante vista aérea de la presa de La Sorrueda y del Barranco de Tirajana. 
Coordenadas GPS: 28R 3083172 N y 446409 E. 
Fuentes/Referencias:
El Eco de Canarias. Quince días en paradero desconocido. 9 de Octubre de 1981, Pag. 33.
La Provincia. Sucesos. Apareció el cadáver de Sr. Reyes Déniz. 27 de Ocutbre de 1981, Pag. 47.
El Eco de Canarias. Cadáver sin identificar en la Cumbrilla de Amurga. 24 de Octubre de 1981, Pag. 31.
La Provincia. Sucesos. Se ignora su pardero. 13 de Ocutbre de 1981, Pag. 39.
El Eco de Canarias. Tras arduos trabajos. Rescatado el cadáver de la Cumbrilla de Amurga. 25 de Octubre de 1981, Pag. 33.
El Eco de Canarias. Sobre el cadáver de la Cumbrilla de Amurga. 27 de Octubre de 1981, Pag. 33.

Historia: Francisco Pablo Reyes Déniz, agricultor, de 62 años, era soltero, con alguna perturbación, se ausentó de forma inesperada de su domicilio en Aríñez (San Mateo) y sus familiares angustiados denunciaron su desaparición  a las autoridades. Aunque solía desplazarse a Vecindario, transcurrieron casi tres semanas sin noticias y la alarma cundió.
El 23 de Octubre de 1981, un pastor que buscaba dos ovejas extraviadas en la plataforma de Amurga se encontró con un cuerpo en estado de descomposición, en posición decúbito supino, con su pierna izquierda ligeramente levantada y corrió a comunicarlo a la Guardia Civil.
El rescate no se pudo realizar de forma inmediata por las dificultades de acceso, por lo que fue recuperado y trasladado al día siguiente al Instituto Anatómico Forense de San Lázaro. Correspondía con la persona desaparecida, y al menos habían transcurrido siete días desde su fallecimiento. En su cuerpo se podía apreciar un avanzado grado de descomposición y las huellas dejadas por aves carroñeras. Junto a él había un saco con hierbas, papeles viejos, maderas y dos hoces,...
Francisco P. Reyes recibió cristiana sepultura en el cementerio de Las Lagunetas (San Mateo)
Sus familiares agradecieron a los medios de comunicación su ayuda para localizar a Francisco y también el esfuerzo de los servicios de rescate.
Posteriormente, sus allegados colocaron en el  Llano de Amurga una hermosa cruz de mampostería «blanca» en una vasta zona dedicada a la actividad pecuaria.
Estado Actual
Estado Actual: La cruz ha sido destruida, se conserva su base y los restos esparcidos a su alrededor. En el plano horizontal, sobre cemento, figura la fecha en la que fue localizado el cuerpo de Francisco. El crucifijo que ocupaba el interior de la cruz ha desaparecido.  
Agradecimientos: A Manolo Cardona Sosa por facilitarme la foto que forma parte de esta reseña y nos permite tener constancia del homenaje póstumo que le rindieron al infortunado Francisco P. Reyes Déniz.
Importante: La La moda actual de esparcir las cenizas en campo no me parece incorrecta puesto que ya se recoge en la Biblia: «polvo eres y en polvo te convertirás» (Génesis III,19), pero las modas de colocar una placa de mármol con su
epitafio o un  «jardín vallado» donde se depositan las cenizas, dejando la «urna» en las proximidades, es algo que hay que erradicar. El testimonio cristiano siempre ha sido situar una cruz «desnuda». Si alguien está en contra de esta manifestación espontánea, me parece correcto pero ha sido una tradición de siglos y forma parte de nuestra cultura. Sorprendentemente, algunos Ayuntamientos colaboran mediante decreto municipal para la autorización de las placas lapidarias. De esta forma conseguiremos que la naturaleza sea un camposanto incontrolado.
Aclaración: Las cruces personales son de difícil tratamiento, exigen comprensión y el máximo respeto.
Reconocimiento: Este es «mi» homenaje a la memoria de Francisco Pablo  Reyes Díaz, que incluye el afecto de sus familiares y amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario