lunes, 11 de diciembre de 2017

Cruz de la Casa de la Huerta

Cruz de la Casa de la Huerta - Foto cedida por Albino Aneiros

Antecedentes:  
Las deficiencias al diseñar los «ojos» de los puentes en la construcción de la carretera a Tejeda, inaugurada en 1932, fueron las condicionantes que no soportaron las lluvias torrenciales que se produjeron posteriormente.
Entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre de 1946 se manifestó en las islas una «onda del este» con intensas precipitaciones, inundaciones y desbordamientos de barrancos que afectaron a los municipios de Agaete y Tejeda, principalmente.
El aciago temporal de San Andrés llegó a Gran Canaria con una descomunal tromba de agua que se desplomaba sobre las medianías y cumbre que afectó al municipio de Tejeda, sufrió graves daños materiales, pero la mayor tragedia se produjo en lugar de  Casa de la Huerta,  donde la descarga torrencial provocó una deblacle que afectó a la mitad de los componentes de una familia. 
Término Municipal: Tejeda.
Estado actual de la cruz
Localización: Esta cruz de cantería se encuentra junto al puente del Barranco de Tejeda en el lugar denominado Casa de La Huerta, justo al lado del Molino del mismo nombre, en un pequeño recinto habilitado con una escultura simulando una cesta, en el Km 3 de la GC-40.
Datos GPS: 28R 3095908N y 440294E.
Fuentes/Referencias: 
Falange, 1 de diciembre de 1946: El pueblo de Tejeda, escenario de una verdadera catástrofe producida por la torrencial lluvia del día de ayer, Págs, 1 y 8.
La Provincia, 2 de diciembre de 1946: El temporal desencadenado en Tejeda causó daños y víctimas de consideración, Págs. 1 y 6.
Falange, 3 de diciembre de 1946: De la inundación de de Tejeda. El pueblo estuvo a punto de ser inundado, Pág. 5.
La Provincia, 3 de diciembre de 1946: Otros detalles del temporal desncadenado en Tejeda, Pág. 3.
ABC, 3 de diciembre de 1946: Cuatro muertos por una inundación, Pág. 18.
Falange, 3 de diciembre de 1946: Desde Tejeda. El dolor y la gratitud del pueblo, José Rodríguez de Vega, Pág. 3.
La Provincia, 4 de diciembre de 1946: En unos 3.000.000 de pesetas pueden calcularse las pérdidas habidas en Tejeda, Pág. 4.
Archivo sonoro de Literatura oral de Canarias: Historia real de muerte en la Casa de la Huerta por una tromba de agua, Maximiano Trapero (1990), http://mdc.ulpgc.es/cdm/singleitem/collection/asmtloc/id/4809/rec/153 
La Provincia, 15 de noviembre de 2009: Riada mortal en Tejeda, Pedro Socorro Santana, Pág. 10.
Accidentes, riesgos laborales y conmociones en la sociedad tradicional. La Aldea (1801-1970), Francisco Suárez Moreno (2010), ISBN: 978-84-92628-92-6, Cap. III - Casos Célebres: 6. La tragedia familiar del aluvión de Tejeda, Págs. 166 a 169.
Efemérides Metereológicas en Canarias del siglo XX y XXI, Manuel Angel Pérez Cabello (2016), 
https://www.tiempo.com/ram/276632/efemerides-meteorologicas-en-canarias-del-siglo-xx-y-xxi-parte-i/  

Anuario de la Facultad de Geografía e Historia - Nº4 Revista Vegueta, Un siglo de temporales en la prensa de Gran Canaria, Pablo Mayer Suárez (1999), Pags. 267-282.

Historia:  En una de las Casas de la Huerta vivía el matrimonio de Antonio Marrero Peña y Rosario García Lorenzo (†) con sus diez hijos: Rosario, Concepción, Mª Jesus, Ezequiel, Francisco, Antonio (†) José Manuel (†), Miguel (†), Eloy (†) y Juan Gregorio (†).
 

Lluvias torrenciales en Tejeda
La noche del Viernes, 29 de noviembre de 1946, comenzó a llover de forma normal, pero a partir de las 10 de la mañana del Sábado, una impresionante tromba de agua se extendió por todo el municipio, afectando e inundando algunas viviendas del casco de Tejeda. El arrastre de paredes, tierras de los cercados en forma de lodo, piedras, ramas de árboles y enseres, obstruyeron los puentes y los convirtió en represas que amenazaban con una nueva inundación de esta localidad. Inmediatamente el comandante del puesto de la Guardia Civil, Sr. Sampedro, con la ayuda de  los jóvenes/vecinos de Tejeda actuaron para liberar las aguas remansadas que amenazaban a la localidad, hubo que dinamitar el puente del Barranquillo de la Peña, a escasos 250 metros, para que las turbulentas aguas fluyeran libremente y evitaran mayores daños.

La tromba de agua sobre las Casas de la Huerta
El único miembro de la familia mas afectada, Antonio Marrero Peña, padre de toda la prole citada no se encontraba en esta localidad, tenía su carbonería en la Casa de la Huerta. Había ido a visitar a un familar enfermo en Arucas y se enteró de la desgraciada noticia que le afectaba al regreso, en Santa Brígida, camino de San Mateo.


- Los diez hijos (Nombre - Edad - Localidad de enterramiento)

Placa bajo la Cruz de la Huerta

 Antonio (†) - 19 años - La Aldea
Rosario -
Superviviente
Concepción - 16 años -
Superviviente
Mª Jesus -
Superviviente
Francisco -
Superviviente 
Juan Gregorio (†) - 8 años - La Aldea
Eloy (†) - 5 años - La Aldea
Miguel (†) - 3 años - Tejeda
José Manuel (†) - 1 año - Artenara
Ezequiel - 3 meses -
Superviviente

 


- Las víctimas 
La mañana del Sábado 30 de noviembre fue catastrófica, sobre las 10 de la mañana una fuerte descarga provocó un torrente de agua que provocó una obstrucción al alcanzar una vivienda en el lugar Casa de La Huerta, y que posteriormente afectó de lleno a la del matrimonio citado.
Antonio (†) de 19 años, ante el ensordecedor ruido de la tormenta, abrió la puerta de su casa, y recibió el primer aluvión que lo arrastró por el Barranco de Tejeda. Su cuerpo fue localizado al final del Barranco de La Aldea.
Su hermano Miguel (†) de 3 años, quedó sepultado entre los escombros de la cocina de su casa y su madre quedó enterrada hasta la cintura. Fue auxiliada por los vecinos. Sufrió fracturas en ambas piernas por lo que y fue trasladada hasta la Cruz de Tejeda en un «catre de viento», y evacuada a continuación en una guagua del Cabildo Insular hasta el Hospital de San Martín, donde no pudo reaccionar al tratamiento aplicado. Falleció, a las 9 de la noche del Domingo, 1 de Diciembre

La misma suerte y destino corrieron Juan Gregorio (†) de 8 años; Eloy (†) de 5 años y José Manuel (†) de un año, que también fueron arrastrados por la corriente. Los cuerpos de los dos primeros también aparecieron en La Aldea entre San Clemente y Castañeta, mientras que el de José Manuel se detuvo en un estanque de Acusa y fue enterrado en Artenara.
Antonio, Juan Gregorio y Eloy recibieron cristiana sepultura en La Aldea.

Fotografía aérea de la Cruz de la Huerta en 1961 - Fondo Grafcan

- Los supervivientes
Mª Jesús (Susa) y Rosario (Saro) se encontraban cuidando a su hermano Ezequiel de 3 meses en un extremo de la casa, la única parte de ella que resistió la riada. 
Francisco
estaba jugando en el exterior de la casa con otros chicos y al producirse la tromba de agua se escondió en una cueva del Higueral. 
Rosario García le había encargado a uno de sus hijos ir a coger agua a la casa de Alonso Guerra pero éste remoloneó porque estaba tocando la guitarra, por ello su hija Concepción, de 16 años, que estaba planchando, dejó esta tarea y obedeció a su madre para traer el balde lleno. Se tuvo que refugiar por la fuerte lluvia en la casa del vecino. Al regresar, se encontró que gran parte de su casa y de su familia había desaparecido.
Sorprendentemente, los ahorros del matrimonio, entre 9.000 y 10.000 pesetas que conservaban en una cajita sobrevivieron al arrastre de las aguas que destruyó prácticamente su casa.

- Las condicionantes
La incomunicación de Tejeda, desde la Cruz de Tejeda e incluso desde Las Lagunetas, a causa de los desprendimientos y arrastres de piedras, lodo y caída de árboles y ramas de vegetación impidieron el acceso inmediato de los equipos de ayuda y socorro desplazados por el Gobierno Civil.
 
La estación climática de Caidero de San José registró 217,6 litros (en 24 horas), el 30 de noviembre de 1946, lo que nos da una idea de la descarga del temporal de San Andrés.  
Importante:
Los hechos descritos son EXCESIVAMENTE crudos. Es muy duro ponerte en su lugar, sus circunstancias y el impacto recibido. Cuando pierdes un hijo sabes de su alcance, pero soy incapaz de valorar la pérdida de golpe de la mitad de tu familia. Mi reconocimiento al VALOR y CORAJE de los supervivientes y su capacidad de superación, así como mi RESPETO a los que se fueron.

Alrededores de la Casa de la Huerta - Foto cedida por Ramón Otero Fernández - Canarias 3D

Observaciones: Creo que la corporación municipal de Tejeda ha demorado en exceso el homenaje a la familia del carbonero, Antonio Marrero Peña, tras 68 años de los hechos.
Además, resulta insólito que esta cruz, tan reciente, instalada el 9 de marzo de 2014, solamente le quede en pie su soporte, tanto el brazo como la parte superior han desaparecido. Parece ser que con el paso de espectadores del Rally de Tejeda fue derribada y aún no ha sido restaurada. 
Agradecimientos:
Tengo que reconocer que buena parte de la información procede de Pedro Socorro Santana, Cronista Oficial de Santa Brígida que también me ha revisado los textos; de Francisco Suárez Moreno, Cronista Oficial de La Aldea de San Nicolás y de las recopilaciones orales de Maximiano Trapero. A los habituales colaboradores, Albino Aneiros y Alvaro Monzón, por sus continuas aportaciones. Nuestro trabajo solamente «añade» un valor complementario con los fenómenos de «metereología» sobre temporales que no se habían asociado a estos hechos y otra forma de contarlo, tras la reciente colocación de esta cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario